Estás en: Inicio > Biografías > Democrito
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


Democrito

Demócrito de Abdera (460-370 a. C.) se murió de risa melancólica. Demócrito vivía  en el campo y dividía su tiempo entre el estudio, el cuidado de su huerta y los paseos por el monte. Esta risa melancólica produce en el organismo un exceso atrabilis, también llamada bilis negra, lo cual, terminaría por minar de la salud de Demócrito, no la mental, pero si la del resto del cuerpo, hasta acabar incluso con su vida. Es una muerte bien graciosa, y la mar de filosófica además.
Los abderitanos querían mucho a Demócrito porque había elaborado para ellos una buena constitución democrática. Pero el nombre de este filósofo ha pasado a la posterioridad por haber sido el primero en pensar que la realidad estaba compuesta por átomos. Esta teoría no surge a partir de ningún experimento, ni tiene el menor matiz matemático.
Aunque por otra parte los dos grandes de la filosofía griega, Platón y Aristóteles, no le cayó en gracia el pensamiento de este hombre. Otra de las razones a que el nombre de Demócrito fuese tan maldito, es a su materialismo, que es doctrina que suele caer muy antipática a los beatos.
Demócrito elaboró la siguiente conjetura: los cuerpos visibles son agregados de pequeñas partículas sólidas, cada una de las cuales es indivisible, impenetrable, eterna y tan diminuta que nos resultan invisibles. Demócrito acuñó el término de “átomo” que significa, precisamente indivisible para referirse a esas partículas. Estos átomos nadarían en el vacío, en sentido y direcciones puramente casuales y al azar, y chocarían unos con otros, de modo que unos se unirían y formarían cuerpos (nacer) que, mas tarde, se disgregarían (morir); pero el universo contiene desde siempre la misma cantidad de átomos.
Demócrito se esforzó notablemente en explicar todos los fenómenos desde esta nueva teoría. Según nos dice, los átomos difieren únicamente en forma y tamaño.

 




©2004 Elergonomista.com