Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > La jornada de trabajo y su influencia en la seguridad y salud laboral y en los psicosociales > Marco normativo de la ordenación del tiempo de trabajo


Antes de analizar la información recabada, de carácter eminentemente cuantitativo, que contribuye a la obtención de un perfil tipo de la jornada laboral y sus características principales en España y Europa, se ofrecen en primer lugar unos breves apuntes sobre la regulación de la ordenación del tiempo de trabajo en el contexto europeo.
En el marco de la Unión Europea la regulación del tiempo de trabajo es competencia de los diferentes estados a través de su legislación o, en su defecto, de los acuerdos que se establezcan en el marco de la interlocución social. Existe, sin embargo, una Directiva de base para que los estados miembros adecuen su normativa interna o sus prácticas a las directrices recogidas en la misma.
La Directiva 2003/88/CE relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo tiene por objeto la consecución de un equilibrio entre el objetivo de seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras y, las necesidades de una economía europea moderna y competitiva. La Directiva insta a los estados miembros a que tomen las medida necesarias para que todo trabajador pueda disfrutar de: un período mínimo de descanso diario de 11 horas consecutivas en el curso de cada período de 24 horas; de una pausa de descanso para un trabajo diario superior a seis horas; por cada período de siete días, de un período mínimo de descanso ininterrumpido de 24 horas, a las que se añadirán las 11 horas de descanso diario; de una duración máxima semanal del trabajo de 48 horas incluidas las horas extraordinarias; de un período de al menos cuatro semanas de vacaciones anuales retribuidas. Con el fin de calcular las medias semanales los estados miembros pueden prever períodos de referencia, que en todo caso, podrán variar para
determinadas actividades que constituyen excepciones a las directrices mencionadas y que cuentan con disposiciones específicas: los/as trabajadores/as móviles y “offshore”; los/as trabajadores/as que ejercen su actividad a bordo de buques de pesca y los médicos en período de formación. Así mismo, pueden establecerse excepciones mediante convenios colectivos o acuerdos con los interlocutores sociales en determinados casos, como por ejemplo, en actividades caracterizadas por la necesidad de garantizar la continuidad del servicio, tales como la asistencia médica, la agricultura, o los servicios de prensa e información, en caso de aumento previsible de la actividad y siempre que se conceda un período de descanso compensatorio.
La citada Directiva fue objeto de debate durante años para su modificación. En abril de 2009, la falta de acuerdo entre los representantes del Parlamento Europeo y de los Gobiernos de la Unión, puso fin a la controversia sobre la posibilidad de elevar la jornada laboral máxima a 65 horas semanales13. Tras cinco años de negociaciones, éste fue el primer desencuentro en diez años entre la Eurocámara y el Consejo Europeo, que discrepaban principalmente en relación con la posibilidad de establecer excepciones como el opt-out, el cual permite trabajar hasta 78 horas semanales siempre y cuando exista un acuerdo individual entre empresario/a y trabajador/a y que en la práctica se aplica sobre todo en los sectores con guardias, como la sanidad o servicios de bomberos.
Los Veintisiete, liderados por Reino Unido, apostaban por mantener esta excepcionalidad indefinidamente, mientras que el Parlamento exigía fijar en la norma una fecha para su eliminación definitiva, de manera que en ningún caso pudiera superarse la jornada de 48 horas. Precisamente, otro punto de discrepancia entre las instituciones de la Unión fue el tratamiento de las guardias médicas, pues el Parlamento exigía que las guardias se considerasen tiempo de trabajo, tal y como ha dictaminado en reiteradas ocasiones el Tribunal de Justicia de la UE. Otra demanda de los/as eurodiputados/as fue que en los casos de contratos múltiples el tiempo de trabajo fuese calculado por trabajador/a y no por contrato. De nuevo, en marzo de 2010 la Comisión Europea emitió una comunicación con
el fin de proceder a la revisión de la Directiva en vigor, teniendo en cuenta la evolución de las condiciones de trabajo en la Unión Europea. Según esta comunicación, la legislación debería permitir una mayor flexibilidad en materia de organización del trabajo, en concreto en los que respecta a: la adopción de horarios, ya que si bien la media de tiempo de trabajo semanal está disminuyendo en Europa, existen grandes diferencias en función del sector y de los individuos en situación de negociar horarios específicos con el/la empleador/a, para lo cual deberían tenerse en cuenta los intereses de los/as trabajadores/as y la competitividad de las empresas. Deben revisarse, además, el cálculo para el tiempo de guardia; el período de referencia para el cálculo de tiempo máximo de trabajo semanal y la programación de períodos de descanso.
En el Estado Español, la regulación básica del tiempo de trabajo se encuentra recogida en el Estatuto de los Trabajadores, concretamente en su sección 5ª (artículos 34 a 38). En su artículo 34, se establece que la duración de la jornada de trabajo será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo, no pudiendo superar la jornada ordinaria las cuarenta horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual (art. 34.1). “Mediante convenio colectivo, o, en su defecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se podrá establecer la distribución irregular de la jornada a lo largo del año. Dicha distribución deberá respetar en todo caso los períodos mínimos de descanso diario y semanal previstos en esta Ley (art.34.2)”.
El punto 8 de este precepto establece que los/as trabajadores/as “tendrán derecho a adaptar la duración y distribución de la jornada de trabajo para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en los términos que se establezcan en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo previsto en aquélla”.
El artículo 35 se dedica a la regulación de las horas extraordinarias, que define como aquellas que se realicen sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo y que no podrán superar las ochenta horas anuales y que deberán ser remuneradas por un valor que en ningún caso será inferior al de la hora ordinaria, o compensadas por tiempos equivalentes de descanso retribuido.
El siguiente precepto se dedica a la definición y regulación del trabajo nocturno, el trabajo a turnos y los ritmos de trabajo. Las especiales condiciones de estas modalidades de trabajo están reconocidas implícitamente en esta regulación, estableciendo, entre otras, la prohibición de realizar horas extraordina rias para los/as trabajadores/as nocturnos/as. Además, en el punto 4 se garantiza que los/as trabajadores/as nocturnos/as y quienes trabajen a turnos deberán gozar en todo momento de un nivel de protección en materia de salud y seguridad adaptado a la naturaleza de su trabajo, incluyendo unos servicios de protección y prevención apropiados y equivalentes a los de los/as restantes trabajadores/as de la empresa.
Ya por último, los artículos 37 y 38 recogen las disposiciones sobre el descanso semanal, fiestas y permisos y las vacaciones anuales.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet