Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > La jornada de trabajo y su influencia en la seguridad y salud laboral y en los psicosociales > Análisis del absentismo laboral

Entendiendo por absentismo los períodos en que los /as empleados/as no se encuentran en el trabajo, ya sea provocado voluntaria o involuntariamente, este fenómeno genera múltiples repercusiones en las empresas, con consecuencias importantes sobre la producción, incremento de los costes laborales, pérdida de productividad, etc., y negativas repercusiones sobre los trabajadores y trabajadoras ya que contribuye a enrarecer el ambiente laboral de las empresas, constituyendo un elemento que aparece con frecuencia como detonante y, al tiempo, efecto de la exposición a factores de riesgo de tipo psicosocial.
El absentismo laboral es frecuentemente discutido no solo desde el punto de vista de su propia definición, ya que siempre viene asociado a connotaciones peyorativas hacia el trabajador/a, sino también en cuanto a la manera que tienen las empresas de cuantificar el absentismo, y también en términos de sus costes. Pero salvo contadas excepciones –afortunadamente cada vez menores- el absentismo asociado a las bajas por enfermedad ha sido relacionada con debates más amplios sobre la calidad del trabajo y sus efectos en la salud de las trabajadoras y trabajadores.
A pesar que la organización sindical de la que formamos parte cuestiona la manera de cuantificar y definir el absentismo como fenómeno utilizaremos la nomenclatura de uso habitual en los informes y estudios.
Según la Encuesta de Coyuntura Laboral del Ministerio de Trabajo e Inmigración, en España el número medio de horas de trabajo perdidas por empleado/a al año ha aumentado con el tiempo, desde las 55,4 horas en 2004 a 62,5 horas en 2008.

Las bajas por enfermedad (incapacidades temporales), constituyen el principal motivo de ausencia al trabajo (43,2 horas de las 62,5 perdidas de media), una causa que, en la mayor parte de los casos, tiene su origen en una contingencia profesional, provocada por las condiciones del puesto de trabajo y que las más de las veces no se declara como tal.
Muchas de ellas, como se comentará más adelante, podría estar directamente relacionada con los factores de riesgo psicosocial, un elemento que, según la legislación española sobre enfermedades profesionales, no es considerado como posible generador de enfermedades en la clase trabajadora.

Desde la perspectiva de los costes económicos, y según una encuesta realizada por la Escuela de Negocios de Esade y Ergasat, el 22% de las empresas entrevistadas considera que el absentismo representa el coste más importante al que deben hacer frente, porcentaje que en las grandes empresas asciende hasta el 35,5%.
En términos generales, los/as trabajadores/as españoles/as parecen estar razonablemente
satisfechos/as con el trabajo que realizan (en el año 2009, 7,3 puntos en una escala de 0 a 10)
Pero a pesar de este nivel de satisfacción general –que suele ser elevado en la mayoría de los múltiples estudios realizados por distintos países– .
Hay que indicar, además, que como se recoge en la VI Encuesta Nacional sobre Condiciones de Trabajo, el 22,5% de los/as trabajadores/as considera que el trabajo está afectando a su salud.
Son muchos/as los/as expertos/as que sugieren que en realidad la principal causa del absentismo es la falta de bienestar en el trabajo.
Además, un estudio realizado por el Grupo Adecco basado en una encuesta realizada a 720 empresas españolas, indica que para el 86,5% de las empresas el absentismo es más frecuente entre los/as trabajadores/as de menor cualificación y categoría profesional (operarios/as o personal de base). De forma relacionada, este fenómeno también aparece asociado a bajos salarios, inferiores posibilidades de promoción y más duras condiciones de trabajo.

Este informe arroja otros datos de interés, como por ejemplo, que para el 59,3% de las empresas encuestadas son las empleadas con responsabilidades familiares las que más faltan al trabajo, frente al 40,7% que opina lo mismo sobre los hombres con idéntica situación personal. Sin embargo, en el caso de los/as trabajadores/as sin cargas familiares, las empresas consultadas afirman que la mujer se ausenta menos del trabajo: un 9,3% frente al 14,8% de los hombres sin responsabilidades familiares. A pesar de que en el informe los motivos personales son la principal causa de la ausencia no justificada al trabajo (según el 60,3% de las empresas), la desmotivación figura como segunda causa de absentismo, en un 44,4%de las empresas encuestadas.
Esa diferencia por sexos, a juicio de los/as responsables del estudio, reflejaría que la
falta de políticas de conciliación de las empresas podría ser uno de los principales problemas que explicarían la ausencia del trabajo, y vendría a confirmar que el desarrollo
de este tipo de medidas ayudaría a reducir las tasas de absentismo en muchos casos.
Además, aparte del absentismo clásico, cabe considerar también lo que los/as expertos/as denominan “absentismo emocional”, que comprende las situaciones en las que el/trabajador/a está presente en la empresa, pero con la mente en su vida personal o en su familia, lo que repercute negativamente tanto en la productividad como en la calidad del trabajo que realiza

Existe igualmente el llamado “absentismo presencial” o “presentismo”, consistente en estar en el puesto de trabajo de forma efectiva pero no eficiente, que parte, en la mayoría de las ocasiones, de una equivocada política empresarial que prima la presencia en el puesto; el llamado por algunos absentismo presencial corporativo, en la creencia de que la prolongación de la jornada significa una mayor implicación con la empresa, desmotiva a aquellos/as trabajadores/as que darían cumplimiento a la jornada marcada. Esta actitud, que también cunde entre algunos/as trabajadores/as, contrasta con la realidad de otros países, con usos diametralmente opuestos, en los cuales una prolongación innecesaria de la jornada está ligada a la incompetencia o ineficiencia, esto es, a la incapacidad de realizar las tareas encomendadas durante el tiempo establecido de duración de la jornada de trabajo.
En otros casos, este tipo de absentismo se debe a los efectos de la exposición a factores de tipo psicosocial como la falta de motivación, defectos e inadecuaciones en el estilo directivo, insatisfacción laboral, inseguridad en el puesto, políticas retributivas equivocadas, etc., que podrían ser considerados los generadores del llamado absentismo presencial subjetivo/individual.
Para casi 3 de cada 4 empresas consultadas, en el estudio referenciado anteriormente, la lucha contra el absentismo es primordial porque afecta a los costes, y en segundo lugar porque repercute en la producción (64,7%); para un 55,9% se trata de una política de Recursos Humanos; mientras que un 50% cree que afecta al clima laboral y un 29,4% piensa que es imprescindible combatirlo por su aumento en los últimos años. En este sentido, el 69,8% de las 720 empresas encuestadas puso en marcha acciones para combatir este fenómeno. Entre éstas, pues son muchas y variadas, destacan: la creación de Comisiones de Absentismo con representantes de los/as trabajadores/as y de la empresa; planes de formación orientados al liderazgo de mandos y a la comunicación; la implantación de medidas destinadas a favorecer la conciliación entre la vida personal y laboral; así como otras medidas de naturaleza disciplinaria o compensatoria del bajo índices de ausencias.


Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet