Estás en: Inicio > Biografías > Heraclito
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


Heraclito

Heráclito de Éfeso murió a comienzos del siglo V a. C. a causa de un exceso de líquidos en el cuerpo. A esto del exceso de líquidos lo llamaban los antiguos “hidropesía” y viene a ser una retención de orina, normalmente provocada por la inflamación de la próstata.
En lo que se conserva de sus escritos se le nota a la legua la mala uva. Esto del carácter agrio estimula notablemente la inteligencia, lamentablemente, a Heráclito la mala uva le inspiró un estilo retorcido. Además, decía, “la naturaleza ama el ocultamiento” ni decir, ni ocultarse del todo, sino manifestarse por indicios.
Heráclito fue el primero en decir que nuestros sentidos nos engañan, porque nos muestran un mundo más o menos estable.
Encontramos en Heráclito una concepción interesante de la razón, del logos, que es un término griego en el que se combinan varios significados: discurso, razón, pensamiento, definición…
Los sentidos nos muestran un mundo distinto a cada uno de nosotros, pero el logos es universal y nos revela que el mundo es uno: una guerra eterna que se simboliza en el fuego siempre vivo.
A nosotros nos debe bastar con apreciar que la Filosofía no podía admitir las simples cosmogonías de Tales, Anaximandro, Anaxímenes, ni se podía comprimir el mundo en los límites sencillos de un elemento material. Ya vimos como Pitágoras había reclamado más atención sobre las estructuras. Heráclito nos ha invitado a escuchar el logos, para comprender que no hay mas forma, ni más realidad que la guerra y el devenir.

 

©2004 Elergonomista.com