Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Riesgos higiénicos > Higiene industrial

Existen numerosas definiciones de lo que es la Higiene Industrial, una de las definiciones clásicas más empleada es la definición propuesta por la ACGIH (American Conference of Governmental Industrial Hygienists), que la define cómo : “la ciencia y arte dedicados al reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores ambientales o tensiones emanadas o provocadas por el lugar de trabajo y que pueden ocasionar enfermedades, destruir la salud o el bienestar, o crear algún malestar significativo entre los trabajadores/as o los ciudadanos de la comunidad”.
El objetivo de la Higiene Industrial es por lo tanto identificar, medir, evaluar y controlar aquellos agentes químicos, físicos y/o biológicos presentes en el ambiente laboral que pueden causar enfermedades, deteriorar la salud y/o bienestar, o crear algún malestar significativo entre los trabajadores/ as. Se trata por lo tanto de una técnica preventiva, no médica y de carácter
anticipado, encaminada a evitar las enfermedades profesionales.
La enfermedad profesional, podemos definirla en base a dos conceptos. Por un lado el concepto técnico —“deterioro lento de la salud del trabajador/a, producido por una exposición continuada a lo largo del tiempo a determinados contaminantes presentes en el ambiente de trabajo” y por otro el concepto legal, establecido en el artículo 116 de la Ley General de la Seguridad Social—“se entenderá por enfermedad profesional, a la contraída como consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena, en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que se indiquen en dicho cuadro por cada enfermedad profesional”-.
Este cuadro de enfermedades profesionales está recogido en los anexos I y II del Real Decreto 1299/2006, de 10 de Noviembre6, en el que quedan aprobadas las enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen los criterios para la notificación y el registro.
Esta misma ley, en su artículo 115, aun hace mención a otro concepto a tener en cuenta, la enfermedad del trabajo, que se define como “aquella enfermedad no recogida en el artículo 116 de la Ley, que contraiga el trabajador/a con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo”.
A veces resulta difícil determinar el origen profesional de una enfermedad, debido a alguna de las siguientes causas:
 Multicausalidad: pues una enfermedad puede tener diversas causas o factores laborales o extralaborales que pueden actuar paralelamente, contribuyendo a que se desarrolle la enfermedad.
 Clínica inespecífica: puesto que muchas enfermedades profesionales no presentan una sintomatología específica que permita diferenciarlas de otro tipo de enfermedades o de establecer una relación con el trabajador/a.
 Variabilidad biológica:l os trabajadores/as expuestos a un riesgo o a una condición perjudicial parecida no reaccionan igual, algunos pueden desarrollar alguna enfermedad y otros no, y en el caso de desarrollarla, esta no lo hace de igual forma en unos y en otros individuos.
 Condiciones de exposición: un agente perjudicial puede presentar diferentes efectos perjudiciales en función del tipo de exposición y de la vía de penetración en el organismo.
Metodología de actuación en la higiene Industrial
La metodología empleada en la Higiene Industrial, pasa por cuatro etapas bien definidas,
que se recogen en el siguiente esquema:

La fase de la identificación, como su nombre indica, consiste en conocer cuáles son los contaminantes que están presentes en el puesto de trabajo. En algunos casos, esta identificación es sencilla, en otros es más compleja pues no solo un producto puede estar constituido por varias sustancias, sino que también en los procesos industriales y productivos pueden generarse reacciones químicas por multitud de compuestos.
La medición consiste básicamente en determinar la cantidad de contaminante presente en el ambiente de trabajo detectado en la fase anterior. En este caso, habrá que determinar cuál es el método de medida o el instrumento más eficaz para determinar cada tipo de contaminante, que garantice la fiabilidad.
En la siguiente etapa, la evaluación, se determinará en función de las mediciones obtenidas, si esa situación representa un riesgo o no para el trabajador/ a, para eso habrá que comparar los resultados de las mediciones con los criterios pertinentes de evaluación. En el caso de que la situación evaluada sea segura, se verificará de forma periódica que las condiciones de trabajo se
mantengan, por el contrario, se existe una situación de riesgo, se deberá proceder a implantar las medidas de control necesarias.
La última fase de este procedimiento es la fase de control, en aquellos casos en los que exista un riesgo, habrá que establecer las medidas correctoras necesarias para eliminar o reducir la posibilidad de que el trabajador/a sufra algún deterioro en su salud. Estas medidas a aplicar pueden ser de dos tipos:

 Medidas técnicas, encaminadas a disminuir la dosis que recibe el trabajador/ a, reduciendo la concentración de contaminante. De entre todas ellas, las de primera aplicación son las colectivas, que actúan sobre el foco contaminante.
En el caso de no ser suficientes para reducir o eliminar el riesgo, se actuará con medidas sobre el medio de difusión del contaminante, y por último, y solo en casos extremos, cuando con las medidas anteriormente citadas no se pueda disminuir o eliminar el riesgo, se ejecutarán medidas sobre el trabajador/ a.
 Medidas organizativas, encaminadas a disminuir la dosis que recibe el trabajador/a, reduciendo el tiempo de exposición del trabajador/a al contaminante.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet