Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Riesgos higiénicos > REACH


La Comisión Europea ha propuesto lo que podría ser el sistema más exhaustivo de regulación química del mundo. Sus más de 849 páginas tardaron siete años en ser elaboradas, siendo descrita como la legislación más compleja de la historia de la Unión Europea y la más importante nos últimos 20 años.
Es la legislación reguladora de sustancias químicas más estricta y afectará a las industrias de todo el mundo, por lo que no es de extrañar que aparezca cierta controversia con respecto a algunos aspectos concretos de este nuevo sistema. De hecho, fue criticada por una serie de países alegando que podría dificultar el comercio mundial.
Sin embargo, la enorme cantidad de productos químicos que se manejan diariamente a nivel doméstico y laboral, hace necesario un esfuerzo en el control de estas sustancias para evitar riesgos y ser fieles al principio de precaución.
Parece imposible que en pleno siglo XXI se sigan manejando sustancias de las que no se conocen sus efectos para las personas y el medio ambiente, o que una sustancia que en un país se considera altamente tóxica, en otro se considere inocua.
No hay que esperar a que la población se vea afectada, para valorar los efectos negativos de una sustancia. Como es lógico, habrá que hacerlo antes de introducirla en el mercado y emplearla, y corresponde a aquellos que se benefician de su comercialización llevar a cabo esa valoración.
Pues bien, se hace necesario la regulación de las sustancias y mezclas químicas y el sistema REACH es un grande avance. Con todo, puede haber algunos aspectos mejorables que son generadores de cierta controversia y que comentaremos a continuación aunque sin ahondar demasiado en ellos.

Acceso a la información
Por una parte están el miedo a los costes potenciales para la industria, y por otra parte se presenta el problema del intercambio de información, sobre todo en el caso de la experimentación en animales vertebrados. Se permite únicamente un ensayo por sustancia, y cuando no existan alternativas adecuadas.
El REACH obliga al intercambio de información y al registro común. Si una empresa paga por estos ensayos, debe vender la información obtenida “la un precio razonable”.
El problema es que ese precio razonable no queda definido. Existe por tanto una preocupación en torno al acceso a la información necesaria que puede resultar costosa para los potenciales registrantes, siendo necesaria su compra.
“(50) En interés de la población, debe garantizarse que los resultados de ensayos sobre la salud humana o sobre los peligros medioambientales de determinadas sustancias circulen lo más rápidamente posible entre las personas físicas o jurídicas que las usan, con el fin de limitar todo riesgo asociado a su uso. Por lo tanto, debe procederse a la puesta en común de información con todo solicitante de registro que lo solicite, en particular en el caso de información relacionada con ensayos en vertebrados, en condiciones que garanticen una compensación justa para la empresa que haya realizado los ensayos.”
“(52) Con el fin de respetar los legítimos derechos de propiedad de aquellos que obtengan datos de ensayos, el propietario de este tipo de datos debe poder reclamar, durante un período de 12 años, una compensación a aquellos solicitantes de registro que se sirvan de sus datos.”
Ya se habla de diversas formas de fraude. Algunos pre-registrantes podrían ser consultorías esperando trabajos ("buscadores de oro") mientras que otros pueden estar buscando cobrar sumas importantes por los datos que tienen que ofrecer ("chacales").
Principio de sustitución
Otra de las cuestiones que genera cierta controversia, es la que hace referencia al principio de sustitución de las sustancias altamente preocupantes. Desde algunos sectores como la onfederación de la Industria Británica, la Asociación de Industrias Químicas Británica o Greenpeace, se demandó una mayor presión legislativa que fuerce a la sustitución de este tipo de sustancias. Actualmente se encuentra más afianzado para sustancias persistentes y bioacumulables.
La ley, en su forma actual, emplea el “control adecuado” como paradigma normativo.
Ciertos sectores consideran que falta un mandato imperativo en el marco REACH, en el que el principio de relevo se vea incluido en el proceso de autorización, de forma que la disponibilidad de una alternativa más segura sea suficiente razón para denegar una autorización para todas las sustancias consideradas peligrosas. Es decir, consideran que la disponibilidad de alternativas
no debería ser una simple consideración en el proceso de autorización, sino el factor concluyente para decidir el futuro de una sustancia preocupante.
Consideran que se debería exigir a los productores y usuarios de sustancias altamente preocupantes que evalúen alternativas a dichas sustancias y que las desarrollen si no existen. Esta presión ayudaría a encauzar los esfuerzos en investigación en una misma dirección, y eliminaría la desventaja de las empresas que, voluntariamente, hacen este esfuerzo por la sustitución.
El sistema REACH tiene capacidad para convertirse en un mecanismo que provoque una fuerte innovación, pero es necesario el establecimiento de criterios claros sobre los que operar para caminar hacia una economía competitiva, especialmente si pensamos en las PIMEs.

Un ejemplo que ilustra este fenómeno es el caso del percloroetileno (PERC) empleado en la limpieza en seco.
El PERC afecta gravemente a la salud y al medio ambiente. Es cancerígeno y muy persistente en las aguas subterráneas y en el suelo. De hecho, todo lo que entra en contacto con PERC en el proceso de limpieza debe ser considerado como residuo peligroso, salvo la ropa que nos devuelven limpia. Las operaciones de limpieza en seco con PERC están controladas por la Directiva de la UE que afecta a los COV (compuestos orgánicos volátiles) para ser sustituidos en la medida de lo posible antes del 2007.
“Control adecuado” y “umbrales de exposición”
En el sistema REACH se mantienen dos posibles vías de autorización para sustancias altamente preocupantes:
 Demostración de que los riesgos están adecuadamente controlados.
 Ventajas socioeconómicas y ausencia de alternativas (si lo anterior no es posible).
En el Artículo 54 se especifica que la vía del control adecuado no se aplicará a sustancias PBT (persistentes, tóxicas y bioacumulables(d)) y mPmP (muy persistentes y muy bioacumulables (y)), así como tampoco a CMR (cancerígenos, mutagénicos y tóxicos para la reproducción [Art. 54 (a), (b), (c), y (f)]y sustancias con un nivel de preocupación equivalente para las que no sea posible determinar umbrales de protección.

A comienzos de los años noventa se desarrolló una alternativa a la limpieza en seco con PERC, un proceso denominado limpieza en húmedo que puede aplicarse a un 40-60 % de las prendas. De forma similar, la tecnología del CO2 proporciona una alternativa total a la limpieza con PERC siendo un proceso más eficaz.
Pero el hecho de que la normativa exige a los usuarios del PERC cumplir con los límites de emisión en lugar de sustituir por completo este producto, hizo que pocas de las tintorerías cambiasen de método de limpieza (existe una resistencia natural al cambio). Los fabricantes de maquinaria, ofrecieron máquinas más avanzadas que permitían cumplir con las restricciones y los límites de emisión reduciéndolas considerablemente, hecho que supuso un esfuerzo económico por su parte. Tal esfuerzo en investigación habría sido mucho más eficaz encaminado a la sustitución de la sustancia tóxica y no a minimizar su emisión, puesto que siendo bastante persistente, nunca podemos estar “protegidos” frente a ella.
En este momento, cuando existen tecnologías adecuadas, no debería haber justificación posible para seguir “limpiando” con PERC, aún controlando los límites de emisión.

El “umbral de efecto” sería aquel nivel de exposición por debajo del cual se supone que no se van a producir efectos adversos.
Esto deja una puerta abierta al uso de sustancias CMR y con efectos equivalentes, si logran determinarse unos límites por debajo de los cuales la sustancia no muestra efectos negativos.
Aunque este mecanismo parece razonable y prudente, cabe preguntarse si la determinación
de valores umbral es algo realmente efectivo. Las preguntas que pueden surgir en este sentido son:
 ¿es realmente adecuado emplear el concepto de umbral para permitir una exposición continuada y evitable a sustancias CMR y alteradores endocrinos?
 ¿no sería mejor destinar los recursos de la costosa búsqueda de umbrales de cara a la sustitución?
En respuesta a la primera de las preguntas, hay quien piensa que la incertidumbre que acompaña a la determinación de los valores umbral, es demasiado elevada y su empleo es discutible.
El gran número de variables que influyen en la acción de los tóxicos en el organismo, la posibilidad de la falta de sensibilidad de los métodos empleados, o simplemente el hecho de no estar buscando el efecto idóneo o teniendo en cuenta los efectos sinérgicos con otras sustancias, sobre todo cuando hablamos de sustancias que actúan en pequeña concentración como pueden ser los alteradores endocrinos, hacen que se pueda poner razonablemente en entredicho este sistema de control de los riesgos.
“Es difícil llegar a exagerar la complejidad de determinar los riesgos de mezclas de productos químicos. Ya que, para cada razón válida que nos permite hacerlo, parece haber una duda igualmente razonable en cuanto a si es posible hacerlo de manera científicamente rigurosa y relevante”.
Estos son algunos aspectos a tener en cuenta sobre el REACH, siempre sin olvidar la mejora que supone y la posibilidad de que siga haciéndolo. El camino hacia una química respetuosa y sostenible es posible.


Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet