Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Riesgos higiénicos > Toxinas y genética


Mutagénicos
Desde el nacimiento de la genética a partir de las investigaciones de Gregorio Mendel a principios del siglo XX, se lograron muchos avances en este campo, incluido el conocimiento de diversos agentes externos a los organismos que pueden inducir alteraciones genéticas en ellos.
La disciplina científica conocida cómo Genética Toxicológica se encarga de analizar la acción de los diferentes agentes tóxicos que pueden interaccionar con el material genético (compuestos genotóxicos).
Desde los años 60 se sabe que ciertas sustancias químicas representan un riesgo potencial para los ser humanos, y surge la preocupación de que ciertas enfermedades hereditarias que se observan en las poblaciones puedan tener un origen ambiental.
Un agente mutágeno es aquel capaz de aumentar la frecuencia de mutación de las poblaciones celulares, es decir, de producir cambios en el material genético de las células.
El ADN contiene la información genética necesaria para el crecimiento y desarrollo de los organismos vivos, la que pone en marcha toda la maquinaria celular.
Este proceso se lleva a cabo mediante la copia de dicha información o de parte de ella. Estas sustancias alteran la replicación normal del ADN, es decir, hacen que se produzcan errores en la copia resultante, lo que puede dar lugar a graves problemas.
 Real Decreto 374/2001, del 6 de Abril, sobre la protección da salud y seguridad de los trabajadores contra riesgos relacionados cos agentes químicos durante el trabajo.
 Real Decreto 1215/1997, del 18 de Julio por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. (BOE número 188 de 07.08.1997)
No todas las sustancias que interaccionan con el ADN producen cambios en él. Los organismos cuentan con sistemas (enzimas) para mantener la integridad de su ADN, y que les permiten reparar eficientemente algunos de los daños. En el proceso de reparación va a influir, además de otros factores, el nivel de exposición. Pero esta reparación no siempre es eficiente, en general, si la exposición es baja es más probable que pueda tener lugar la reparación. En el caso de exposiciones altas, se satura el mecanismo de reparación que resulta ineficiente y se fijan errores en el ADN.
Tipos de mutaciones y sus efectos
Las mutaciones pueden producirse sobre:
 Células germinales: tienen el material genético que se transmite a la próxima generación. La alteración de estas células puede producir esterilidad o fijar cambios en el material genético que heredará la siguiente generación (Mutagénesis).
 Células somáticas: forman el crecimiento de los tejidos y órganos a partir de células madre procedentes del proceso embrionario.
Mutaciones en las células somáticas, pueden dar lugar a aparición de enfermedades o iniciar un proceso canceroso (Carcinogénesis), pero también pueden aparecer alteraciones durante el desarrollo embrionario (Teratogénesis), provocando malformaciones.

La mutagénesis es un fenómeno bien conocido y documentado en muchos organismos,
detectándose los cambios en las generaciones sucesivas. Pero en el caso de los seres humanos, es muy difícil detectar sus efectos en relación con el nacimiento de niños con alteraciones genéticas. La frecuencia de alteraciones genéticas en la población humana es muy alta, alrededor de un 2% de los niños/as portan alguna mutación. Para poder hacer un estudio idóneo, se requiere el análisis de una población muy grande, y la comparación con un grupo que solo estuviese expuesto las “genotoxinas naturales”, situación que no se presenta en la realidad. Las investigaciones se realizan en su mayor parte con animales de laboratorio, y permiten establecer estimaciones. Es muy difícil establecer una relación causa-efecto con casos aislados. El nacimiento de un niño con alteraciones genéticas, no prueba que los padres estuvieran expuestos a un agente tóxico, puesto que muchas alteraciones se producen de forma natural.
Puesto que parece improbable que la población mundial pueda llegar a estar totalmente exenta de exposiciones a sustancias que afecten a su material genético, aun mejorando las técnicas de clasificación de las sustancias, interesa, especialmente en la población laboral, la detección de aquellos trabajadores/as que presenten una notable absorción de productos genotóxicos. Por eso se estudian y desarrollan métodos que sean capaces de revelar la absorción de sustancias susceptibles de desencadenar un proceso tumoral en distintas fases del mismo, por medio del control biológico. En la mayoría de los casos, se trata de técnicas prometedoras, de gran importancia para la investigación epidemiológica básica, pero sin aplicación práctica en la estimación del riesgo genotóxico de un determinado puesto de trabajo.
En la NTP 192 sobre Genotóxicos: control biológico del INSHT se pueden consultar diversos métodos existentes para evaluar la exposición a diferentes sustancias según su significado biológico, así como su aplicabilidad.
El consumo de sustancias químicas en los países industrializados se dobla cada siete años, utilizándose diariamente unas 70.000 sustancias diferentes. Un estudio exhaustivo, incluyendo la experimentación animal, del potencial cancerígeno de cada una de ellas resulta inviable, por eso proliferan los "ensayos a corto plazo", indicadores de la mutagenicidad de las sustancias, es decir, de su capacidad para alterar el material genético.
La determinación de la mutagenicidad de una sustancia concreta permite evaluar indirectamente su carcinogenicidad, puesto que entre ambas propiedades existe, en la mayoría de los casos, una relación directa.

Debido a la gravedad de los daños que pueden producir estas sustancias y siguiendo el primer principio de acción preventiva de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la eliminación y sustitución de estas sustancias debe prevalecer sobre cualquiera otra medida.
En el RD 349/2003 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo, se amplía el ámbito de aplicación de esta normativa a agentes mutagénicos.
Cancerígenos
La inducción al cáncer provocada por la exposición a sustancias químicas, fue descrita originalmente por Percival Pott en 1975, que relacionó la aparición del cáncer de escroto en limpiadores de chimeneas con la exposición al hollín, y comprobó la sensibilidad individual (la enfermedad no aparecía en todos los trabajadores). Posteriormente se hicieron múltiples estudios, y se descubrió la capacidad de muchas sustancias de generar tumores, este fenómeno es conocido como Carcinogénesis Química. Un agente cancerígeno es aquel que puede actuar sobre los tejidos vivos de forma que produce cáncer. Los cancerígenos químicos se caracterizan porque al llegar al tejido blanco (grasa blanca) reaccionan allí y dejan una huella duradera en
él. Una sola dosis puede alterar a largo plazo algunas células, pero las dosis sucesivas se suman a los efectos iniciales.
El cáncer engloba un conjunto de enfermedades, que se caracteriza porque el organismo sufre un crecimiento y división anormal y descontrolado de las células, que pueden invadir los órganos donde se originaron, o viajar por la sangre o el tejido linfático la otras zonas provocando el crecimiento de nuevos tumores en los lugares de destino (metástasis).
La mayor parte de los cánceres forman tumores pero alguno no, como es el caso de la leucemia, (en cuyo caso se produce un crecimiento incontrolado de leucocitos). Dependiendo del tipo de células que se vean afectadas reciben diferentes nombres:
 Células epiteliales (piel): carcinomas
 Células sanguíneas: leucemias
 Tejidos de soporte (hueso, músculo, vasos…): sarcomas
El período de latencia de la enfermedad, es decir, el tiempo que pasa desde lo contacto con el agente cancerígeno hasta la aparición de la enfermedad y la detección clínica, es variable y puede durar varios años.
De entre los agentes cancerígenos, algunos actúan mediante la interacción con los ácidos nucleicos, es decir, actúan como mutágenos (el cáncer es, en esencia, un proceso genético), y se conocen como iniciadores. Otros presentan mecanismos de acción no genéticos, actuando como promotores. Los promotores, no producen alteraciones genéticas y su acción solo tiene efecto cuando actuó previamente un iniciador. Lo que hacen es estimular el proceso de expresión de los genes y disminuir el período de latencia.


Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet