Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Documentación elaborada por Ibermutuamur > La hemofilia desde la perspectiva de la Medicina del Trabajo

La Hemofilia es una enfermedad genética ligada al sexo cuya etiología se basa en un grupo de genes alterados, de características recesivas,  que se localizan en el cromosoma X, lo que hace se manifieste en los hijos varones de madres portadoras. Dichos genes codifican la información de los Factores de la coagulación, proteínas hemáticas encargadas en parte del mantenimiento de la hemostasia en los vasos sanguíneos. La
afectación del gen que contiene la información del Factor VIII es la causa de la Hemofilia A, mientras que la del gen que contiene la del Factor IX produce la Hemofilia B.
La incidencia del tipo A es de 1/10.000 varones nacidos y la del tipo B de 1/100.000. El diagnóstico exacto de un tipo u otro es de laboratorio, ya que desde un punto de vista clínico es imposible tal distinción.
La clínica (centrándonos en la Hemofilia A), se caracteriza por hemorragias en tejidos blandos, músculos y articulaciones de carga. La gravedad de los cuadros dependerá del grado de actividad del Factor VIII, de tal forma que para una hemostasia normal no se necesita más del 25% de ésta. En los pacientes sintomáticos, existe una correlación entre el déficit y el pronóstico de la enfermedad (ver tabla 1).
Las hemorragias hemofílicas se producen transcurrido un período de horas o días tras el golpe o agresión, pueden ser de larga duración si no se tratan y afectar a cualquier órgano.
Éste hecho es capaz de ocasionar grandes acumulaciones de sangre parcialmente coagulada que presiona los tejidos adyacentes, ocasionando a veces síndromes compartimentales, congestión venosa (pseudoflebitis), e incluso  lesión isquémica de los nervios (neuropatía femoral frecuente). Así mismo, pueden presentarse grandes masas calcificadas de sangre y tejido inflamatorio que se confunden con sarcomas de tejidos blandos (síndrome pseudo tumoral). En ocasiones, nos encontraremos con verdaderos cuadros incapacitantes osteomusculares, producidos en un principio por hemartrosis
que desencadena una sinovitis con afectación mecánica y funcional importante. La repetición de este cuadro produce artrosis, fibrosis articular e incluso anquilosis, con atrofia muscular secundaria. También suelen acontecer hematurias espontáneas sin ninguna alteración genitourinaria previa.Las complicaciones más temibles son la hemorragia orofaríngea (que puede requerir de intubación) y las del sistema nervioso central (que debutan frecuentemente sin traumatismo previo e incluso sin signos de lesión específica).

Hemofilia y Medicina del Trabajo
Desde el punto de vista de la Medicina del Trabajo, el hemofílico debe ser considerado como trabajador especialmente sensible. La aptitud para su labor habitual dependerá del riesgo al que esté expuesto en ella y la gravedad de su patología.
La Vigilancia de la Salud tendrá que prestar atención para evitar que los primeros (los riesgos), lleven a un empeoramiento de los cuadros clínicos.  La relación de ambos conceptos se establecería como sigue:
-  Alteraciones osteomusculares: los riesgos susceptibles de vigilancia de la salud exhaustiva serían los de Sobreesfuerzos, Movimientos Repetitivos,  Manipulación Manual de Cargas y Vibraciones.
-  Alteraciones de la coagulación: relacionados con los riesgos por exposición a Benceno y  Disolventes.
-  Hemorragias: riesgos por sobreesfuerzos, trabajos en altura, conducción y compresión/descompresión.
- Alteraciones neurológicas: riesgo de trabajo en altura.

Basándonos en lo anterior, a la hora de la realización del reconocimiento médico, independientemente de otros protocolos y pruebas, se tendrán que hacer especial hincapié en los siguientes puntos:
•  Anamnesis, antecedentes familiares y personales de interés:
- Historia familiar de hemofilia.
- Diagnóstico de certeza de la patología. Pronóstico.
-  Episodios anteriores de hemorragias, intervenciones quirúrgicas.
- Consumo de medicamentos.
-   Historia laboral anterior: interrogar sobre exposición a los riesgos citados más arriba.
• Exploración:

Inspección de piel y mucosas

1

-  Exploración osteomuscular: Exploración de las articulaciones, sobre todo de la rodilla. Valorar movilidad.
-  Exploración neurológica: Reflejos centrales y periféricos.
Sensibilidad distal.
• Analítica:
- Hemograma completo.
- Pruebas de coagulación: Tiempo de Protrombina, Cefalina.
Con la información del reconocimiento tendremos que emitir el pertinente grado de aptitud. Como se dijo antes, la intensidad del cuadro y el riesgo a los que esté expuesto el trabajador darán lugar a uno u otro. Otros factores, como el tratamiento, las revisiones periódicas, el entorno social, etc., también intervendrán en dicha decisión. Por lo general, será preceptivo pedir un informe al hematólogo que lleve el seguimiento de la enfermedad. Las variaciones a la aptitud y su justificación se recogen en la tabla 2.

Conclusión
Desde el punto de vista de la Medicina del Trabajo, el hemofílico, puede llegar a ser un trabajador válido, siempre que se haga un correcto seguimiento de los riesgos de su puesto y cómo estos pueden afectar a su estado (Vigilancia de la Salud), junto con el tratamiento y la información/formación adecuada

 

Fuente: Documentación de Prevención Ibermutuamur

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet