Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Documentación elaborada por Ibermutuamur > Manejo terapéutico de la fascitis plantar

La fascitis plantar es un proceso habitualmente autolimitado, que aunque puede llegar a ser realmente doloroso, se resuelve en su práctica totalidad con un manejo terapéutico puramente conservador en más del 90% de los pacientes que lo sufren. El Dr. Lorenzo Agudo, médico especialista en Rehabilitación, pone de manifiesto los aspectos clínicos específicamente
relacionados con esta dolencia, haciendo especial hincapié en los ejercicios de estiramiento y
potenciación muscular, así como las modificaciones biomecánicas habitualmente recomendadas.

La fascitis plantar constituye un trastorno doloroso ciertamente frecuente entre la población, sí bien su incidencia es claramente superior entre determinados deportistas, principalmente en deportes en los que predomina la carrera y los saltos. Dentro del ámbito laboral no es tan habitual su presencia (menos del 2% del total de los accidentes laborales), en la mayor parte de los casos en relación con un mecanismo desencadenante de tipo traumático, sí bien, con cierta asiduidad determina una moderada limitación funcional, claramente condicionada por el tipo de actividad laboral desempeñada, generalmente incluyendo una deambulación y/o bipedestación prolongadas.
Independientemente del medio en que se desarrolle esta dolencia, el pronóstico clínico de este tipo de procesos es habitualmente excelente con un manejo terapéutico conservador en la mayoría de los casos, sin embargo, la prolongada duración de los síntomas en un porcentaje
significativo de casos, determina una importante repercusión funcional en la persona que lo sufre, apartándole de la práctica deportiva habitual o impidiéndole llevar a cabo su actividades laborales.
Desde un punto de vista fisio-patológico, la fascia plantar constituye una aponeurosis fibrosa que proporciona un apoyo fundamental al arco longitudinal del pie. Pequeñas microrroturas localizadas a nivel de la fascia derivadas de traumatismos de repetición, conducen a una degeneración progresiva del colágeno, determinando un cuadro clínico compatible con una
tendinosis - degeneración fascial y necrosis – más que con una tendinitis (proceso de características inflamatorias).
Son diversos los factores que pueden jugar un papel influyente en el desarrollo de este proceso, pudiendo distinguirse entre factores extrínsecos (sobrecargas posturales o funcionales, calzado inadecuado, terrenos irregulares) e intrínsecos (pie cavo o plano, pronacion excesiva del pie, deficiencias musculares o pérdida de elasticidad de la musculatura flexora plantar del tobillo).
Clínicamente, determina un dolor intenso a nivel del talón – predominantemente en la región antero-medial del calcaneo en la planta del pie -, síntoma que tiende a intensificarse al apoyar el peso del cuerpo tras un reposo prolongado (por ejemplo, tras el descanso nocturno). En ocasiones, dicha sensación dolorosa se reproduce mediante la dorsi-flexión pasiva forzada del
antepie, o bien solicitando al paciente que se coloque de puntillas. A veces, especialmente en los procesos recientes y/o de causa traumática, es frecuente encontrar signos de tipo inflamatorio en la zona más sintomática.
Resulta fundamental establecer un diagnóstico clínico de certeza en presencia de un cuadro clínico doloroso de estas características, el cual se apoyará básicamente en los datos derivados de una historia clínica minuciosa y una exploración física dirigida. En caso de duda diagnóstica, puede recurrirse a determinadas pruebas complementarias, entre las que destacan el estudio
radiológico del pie en carga – en la mayor parte de los casos es normal o informa de la existencia de un espolón calcaneo, cuyo significado deberá interpretarse en el contexto clínico del paciente, dado que es frecuente su presencia en personas sin antecedentes personales de
episodios dolorosos a nivel del talón -, el estudio ecográfico – por su capacidad para definir las características histo-patológicas de la fascia, así como permitir localizar con mayor exactitud la zona de mayor afectación – y el estudio biomecánico – generalmente indicado para valorar la respuesta funcional que la sintomatología dolorosa referida, determina en la capacidad de deambulación del paciente, así como analizar la efectividad del tratamiento llevado a cabo.
Otras pruebas complementarias – TAC, RMN, EMG, Gammagrafía – suelen reservarse para el estudio de procesos dolorosos con una mala evolución clínica al tratamiento inicialmente pautado, o en un pequeño porcentaje de casos en que el curso clínico evolutivo del proceso doloroso se aleje de la pauta habitual.
Desde un punto de vista terapéutico, son numerosas las modalidades existentes para el manejo de esta dolencia, lo que de alguna manera podría traducir la ausencia de un tratamiento claramente más eficaz que otro, optándose en la mayor parte de los casos por combinar varios de ellos, especialmente cuando la respuesta clínica inicial no es todo lo satisfactoria que se podría preveer (situación frecuente en procesos dolorosos de mayor duración o en aquellos casos en que se ha producido una cierta demora en la consulta médica inicial).
Entre los diferentes métodos de tratamiento actualmente disponibles, destacan las férulas nocturnas, la iontoforesis, las infiltraciones con corticoides, el tratamiento ortésico, el reposo funcional o deportivo, la medicación antiinflamatoria, las ondas de choque, los programas específicos de Rehabilitación, los ejercicios domiciliarios y la cirugía.
Sin embargo, dado que la fascitis plantar se desarrolla en la mayor parte de los casos de forma secundaria a situaciones de sobrecarga y/o sobreutilización, los expertos en el manejo de esta dolencia dirigen sus esfuerzos al tratamiento específico de Rehabilitación, que debe complementarse con una adecuada restauración de la biomecánica normal del pie. Para ello recomiendan:
· Programa de ejercicios dirigidos a flexibilizar la fascia plantar y tonificar la musculatura de la extremidad inferior, que permitirá mejorar el desarrollo de las actividades físicas – deambulación, carrera y salto -. Se prescriben preferentemente ejercicios dinámicos como la deambulación de talones y puntillas y caminar hacia atrás mientras se manejan pesos moderados. Se enfatiza en los ejercicios encaminados a restaurar la función del Tendón de Aquiles, como por ejemplo el ponerse de puntillas sobre un escalón, permitiendo al paciente que descienda el talón por debajo del nivel del escalón, proporcionando una contracción excéntrica y un estiramiento del Tendón de Aquiles. La prescripción de caminar o correr descalzo como método funcional para extender el arco longitudinal del pie, permitiría restaurar la actividad
muscular de dicho arco, así como posibilitar su progresiva potenciación.
· Tratamiento antiinflamatorio buscando un alivio sintomático del dolor. Dentro de este apartado destacarían la aplicación de hielo local, mediante baños fríos de 10- 15 minutos de duración (la aplicación de un masaje con frío siguiendo el arco longitudinal del pie puede ser una opción a considerar en pacientes que no toleren los baños de frío), la medicación antiinflamatoria, incluyendo las infiltraciones locales con corticoesteroides, la termoterapia profunda de aplicación en modalidad pulsátil sobre la región dolorosa – onda corta y/o ultrasonidos –, la aplicación de láser puntual sobre la zona álgica o el empleo de iontoforesis con un objetivo analgésico-antiinflamatorio, y el tratamiento específico mediante ondas de choque.
· Tratamiento ortésico. La utilización de taloneras de silicona, alzas o cuñas de goma, pueden proporcionar un alivio sintomático del dolor en algunos pacientes con fascitis plantar. En otras ocasiones, debe recurrirse a ortesis específicas realizadas a medida, especialmente indicadas en deportistas de resistencia, en los que podría recurrir la sintomatología dolorosa tras reiniciar
un programa intensivo de actividad física, una vez conseguido un adecuado control de la fase aguda inicial de dolor.
En aquellos casos en que se produce un retorno precoz a las actividades previas, especialmente de tipo de deportivo, existe un cierto riesgo de sufrir una nueva lesión sobre la fascia plantar. En estos casos, se recomienda preferentemente un reposo relativo, ya que el reposo absoluto no ha demostrado ser más eficaz a la hora de conseguir una recuperación más precoz de la sintomatología dolorosa. Una vez logrado un adecuado control de la sintomatología referida, se recomienza llevar a cabo un reentrenamiento progresivo al esfuerzo, aplicando las modificaciones adecuadas en cuanto al programa deportivo inicialmente establecido.

Fuente: Documentación de Prevención Ibermutuamur

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet