Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Los procesos de selección y formación de los inspectores de trabajo > El estatus y la carrera profesional

Si bien el número de efectivos es fundamental para contar con sistemas de inspección eficaces, la estabilidad funcional y la formación de los inspectores es otra de las preocupaciones centrales de los diferentes gobiernos. No hay que olvidar que la rotación y deserción de inspectores en muchos países resulta, en cifras, alarmante y que los criterios de selección, así como la proyección profesional son elementos básicos para garantizar su incorporación y permanencia en la función, para fomentar la retención del personal, y para garantizar criterios deontológicos. Paralelamente es indispensable que la cuantía de la remuneración y las perspectivas de carrera de los inspectores sean tales que puedan atraer a un personal de calidad, retenerlo, y protegerlo frente a toda influencia indebida. Numerosos países cuentan con un cuerpo de inspección estable, legalmente constituido y con el estatus de funcionario público o asimilado, tal y como se prevé en los convenios internacionales del trabajo.
En efecto en virtud del artículo 6 del Convenio núm. 81 y del artículo 8, párrafo 1, del Convenio núm. 129, el personal de inspección deberá estar compuesto de funcionarios públicos cuya situación jurídica y cuyas condiciones de servicio les garanticen la estabilidad de su empleo y los independicen de los cambios de gobierno y de cualquier influencia exterior indebida. Como ya señaló la Comisión de Expertos , los inspectores no podrán obrar con total independencia si su continuidad en el servicio o sus perspectivas de carrera dependen de consideraciones políticas.
De hecho, la necesidad de aplicar a los inspectores el régimen jurídico de los funcionarios públicos se hace con el fin de dotarles de garantías de estabilidad que impidan decisiones arbitrarias para terminar su relación de trabajo. En general los funcionarios públicos son nombrados a título permanente y sólo pueden ser cesados por falta profesional grave definida de forma suficientemente precisa para evitar interpretaciones arbitrarias o abusivas. La decisión de cesar de su cargo a un inspector del trabajo, como toda decisión sancionadora que tenga consecuencias importantes, sólo debería ser tomada o confirmada por una instancia que ofrezca las garantías de independencia o autonomía necesarias respecto a las autoridades jerárquicas y según un procedimiento que garantice el derecho de defensa y de recurso. Por ello, en general, a los inspectores se les suele aplicar el régimen jurídico de la función pública, mediante disposiciones de leyes generales sobre el trabajo o, en muchos países, mediante un régimen particular que también se aplica a ciertas categorías de agentes permanentes del Estado. Son numerosos los ejemplos.
En los países árabes, el personal de las inspecciones goza, en general, del estatuto funcionarial con condiciones de estabilidad y permanencia y con ciertos requisitos profesionales. El caso más reciente de transformación del régimen de los inspectores es el de Siria que conforme a la reforma del 2010 (ley 17/2010) requiere que los inspectores sean contratados en base a la existencia de un perfil especifico y titulación universitaria (art 245), gozando de poderes casi judiciales en tanto que autoridad pública –en sus funciones de garantes de la aplicación de la ley– (artículo 246), en el sentido reflejado en el código penal. En Jordania, los inspectores si bien son funcionarios, son contratados a prueba el primer año (sin estabilidad), pudiendo ser no renovados o despedidos, en ese periodo, por voluntad discrecional del Ministro de trabajo. En Yemen, el periodo de prueba es de seis meses y comporta características similares al jordano.
En África, la condición funcionarial queda igualmente reconocida en la mayor parte de los países. En general son las leyes del servicio civil (Etiopia, Kenia, Lesoto, Tanzania y Sudáfrica) las que les otorgan este estatuto. No obstante, en algunos países se han contratado inspectores bajo contratos de trabajo regulares (código de trabajo).
En particular, los países de África del Oeste, siguiendo la tradición legislativa francesa, garantizan igualmente dicho estatus de estabilidad (requiriendo su previo paso por la respectiva escuela de administración pública nacional). El Código de Burundi y el de Mali reconocen dicho estatuto directamente, mientras que en otros casos, por remisión directa del código respectivo, es una ley o decreto particular, la que les dota del carácter de funcionarios (por ejemplo en Benín, Senegal, Chad).
En Asia, aunque la mayor parte de las legislaciones que no contemplan la cuestión de la estabilidad de los inspectores de trabajo son numerosas, se encuentran países que los dotan de un cierto estatus de funcionario público, incorporándolos por ley al servicio civil.
Por ejemplo, es el caso en Filipinas y Tailandia.
En China y Mongolia, la legislación atribuye a los inspectores directamente el estatuto funcionarial. En China, los inspectores de condiciones de trabajo y de seguridad y salud son contratados como funcionarios y dependen de las autoridades provinciales, municipales o locales, (aunque son responsables funcionalmente tanto ante la autoridad que les contrata, como ante la autoridad central).
Algunas normativas en la región señalan que los inspectores son servidores públicos en tanto que obran como agentes de aplicación y control de la norma (Brunei, Malasia y Singapur ).
En Indonesia, la ley No. 13 del 2003 establece que las inspecciones deben realizarse por inspectores del gobierno con la competencia e independencia suficiente para garantizar la aplicación efectiva de la ley. La reglamentación No. PER.09/MEN/V/2005 define a los inspectores de trabajo como empleados técnicos gubernamentales con conocimientos especiales, contratados por el gobierno con la tarea de hacer respetar las normas laborales.
En Australia, los inspectores de seguridad y salud en el trabajo (desde ahora SST) (COMCARE) son servidores públicos conforme a lo establecido en la ley del servicio Público de la ommonwealth de 1999. El mismo estatus de funcionarios, conforme a la ley del servicio público australiano, se garantiza a los inspectores de seguridad y salud de la National Offshore Petroleum Safety Authority (NOPSA). En cuanto a los inspectores de condiciones de trabajo, bajo la autoridad de la oficina del Trabajo Justo (Office of the Fair Work), no gozan de condición de estabilidad y se contratan por cuatro año renovables En Europa, los inspectores son, en general, funcionarios públicos aunque en Alemania (según la normativa en algunos “lander”) y Polonia
pueden también vincularse a través de contratos laborales. En Chipre pueden existir contratos laborales de máximo dos años, aunque los inspectores de trabajo, como regla, son funcionarios.
En América Latina existen diferentes situaciones y tipos de contratos, aunque la tendencia es a profesionalizar como funcionarios a los inspectores. En Argentina, por ejemplo, la inspección estatal cuenta con inspectores de planta permanentes (funcionarios) y transitorios, aunque se intenta la regularización de estos últimos mediante nuevos concursos internos. En el Salvador
y Honduras, la carrera administrativa para los inspectores se encuentra en proceso de consolidación con apoyo de la OIT y siguiendo el ejemplo emprendido en los noventa en la sub región por la Republica Dominicana. En Chile existe una composición mixta que combina personal de planta de carácter funcionarial y personal con contrato permanente sujeto al código de trabajo. El numero de contratados es superior al personal estable. En México, los inspectores del trabajo en elámbito federal son servidores públicos encargados de practicar visitas de inspección para
comprobar el cumplimiento de la norma laboral en los centros de trabajo. Para ello deberán
contar con el nombramiento correspondiente expedido por las autoridades del trabajo en
términos de lo previsto en los artículos 540 al 550 de la Ley Federal del Trabajo.
En algunos países se distinguen inspectores y subinspectores o auxiliares de inspección, aunque la categoría no afecta al estatus de permanencia (es una división funcional y de competencias). Esta división existe en Francia, en los países de habla francesa africana (inspecteurs et contrôleurs du travail), en España (inspectores y subinspectores) y en algunos países árabes como el Líbano. En Siria se prevé la figura de asistente de inspector pero sólo juega el criterio de antigüedad para fijar tal categoría; de hecho la promoción a inspector “de primera” se adquiere tras varios años de servicio.
Tanto los inspectores de grado superior como los auxiliares cuentan con el mismo estatuto
aunque los requisitos de entrada al cargo son inferiores, solicitándose un bagaje profesional
menos elevado, aunque sea universitario.
En China en las inspecciones de condiciones de trabajo y en la de seguridad y salud existe de forma singular, la categoría de inspector a tiempo parcial, que realiza labores de vigilancia pero que no puede imponer sanciones salvo en presencia de un inspector a tiempo completo
. De hecho los inspectores a tiempo parcial, no son funcionarios.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet