Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > Elaboración de informes periciales > LA INVESTIGACIÓN DE LOS HECHOS

Miguel Clemente y Adela Reig. Universidad de La Coruña

Si bien puede parecer obvio, es preciso afirmar en primer lugar que tanto nuestra investigación como nuestro posible informe posterior deben seguir una metodología científica, huyendo por lo tanto de opiniones particulares, impresiones, o elementos que no se pueden interpretar desde un punto de vista científico. Esto lo comentamos porque cuando un evaluador, profesional o perito llega a la escena que debe analizar para poder investigar los hechos, necesita dos tipos de informaciones, y ambas se obtienen de lo que nos transmiten otras personas:
 Qué es lo que ha ocurrido
 Cómo o por qué ha ocurrido
Esto es así por dos cuestiones: la primera, porque debemos saber qué hacemos allí, orientarnos respecto a cuál debe la labor que vamos a realizar. Y la segunda, porque le ser humano es causal por naturaleza, es decir, en cuanto sucede un hecho, trata de establecer el por qué, las relaciones causales que lo han motivado. Desde pequeños hemos sido socializados en desarrollar un pensamiento causal, y de manera inconsciente nos preguntamos siempre el porqué de las cosas.
Las dos preguntas a las que hemos hecho referencia suponen una información cualitativa, nos sitúan en la escena, explican qué hacemos allí, y son fundamentales para enfocar nuestra búsqueda, es decir, para planificar una estrategia científica. Y desde un punto de vista científico, lo primero es saber cómo llevar a cabo una investigación, ya que el seguir un procedimiento pautado se convierte en algo fundamental. La metodología podría definirse como el conjunto de normas y pautas para convertir en científico el procedimiento investigador. Y se convierte en científico si se consiguen los siguientes requisitos:
 Que cualquiera pueda replicar la investigación, siguiendo los mismos pasos que nosotros. Es decir, los resultados de nuestra investigación no pueden depender del técnico que examina la escena y elabore el informe, sino de los propios hechos y el material examinado.
 Que los resultados que se han obtenido sean fiables. O lo que es lo mismo, si se realizara un análisis por parte de otro técnico, las conclusiones de su informe deberían coincidir con el nuestro.
 Y que sean validos, es decir, que respondan auténticamente (o lo más auténticamente posible) a lo ocurrido.
Los tres aspectos son inseparables; unos se apoyan en otros dando entidad a la investigación. Y para responder a un porqué, todo evaluador genera unas hipótesis, o respuestas que el investigador avanza como posibles soluciones al problema. Problema e hipótesis formarían un bloque inicial, que se podría definir como lo relacionado con las expectativas del investigador. Según las hipótesis que se plantee el técnico examinará unos datos u otros, unos materiales u otros, y consecuentemente, dejará sin examinar otros aspectos de la realidad. Es muy importante especificar en el informe posterior nuestras posibles hipótesis, y cómo los exámenes posteriormente realizados verifican o no dicho planteamiento.
Las técnicas de recogida de la información.
Queremos hacer hincapié una vez más en lo expresado al inicio de este capítulo; inicialmente nos situamos ante un problema a investigar debido a dos preguntas de tipo cualitativo. Pero además, normalmente a continuación procedemos a entrevistar a aquellas personas que pueden facilitarnos información relevante. De nuevo información cualitativa. Y esa información debe figurar en nuestro informa, especificando lo expresado por cada persona entrevistada, si bien reflejando sólo aquellas partes de los relatos que verifican o no las hipótesis que nos hemos formado sobre el porqué del hecho a investigar. Es decir, hemos de expresar claramente que en esa parte del informe estamos analizando una información de tipo cualitativo.
Esa información de tipo cualitativo puede verificarse desde un punto de vista científico acudiendo a detectar elementos objetivos explicativos de los hechos. La posición del cadáver de una persona tras una caída, el análisis de un elemento de la estructura de un edificio, un análisis químico de un compuesto, son elementos objetivos que pueden verificar o no nuestra hipótesis.
Por último, debemos verificar si existe congruencia entre ambos tipos de datos, de forma que si bien el peso fuerte es la información objetiva, la información subjetiva debe ayudarnos y sobre todo puede determinar si efectivamente el efecto del dato objetivo se produjo de dicha manera. Así, podemos pensar que el efecto de un producto químico debió producir una pérdida de conocimiento en un operario que le hizo caer al vacío, pero si ese operario, según nos cuentan testigos diversos, poseía elementos de protección que evitaban la inhalación del mismo y el análisis de dichas protecciones demuestra que éstos funcionaron perfectamente, es difícil que dicha hipótesis previa explique la realidad.
Por último, un informe técnico debe incluir citas de estudios o estadísticas que indiquen la probabilidad de un hecho. Así, podemos establecer que estamos apostando por una hipótesis plausible dado que existe apoyo científico al respecto.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet