Estás en: Inicio > Biografías > Pitagoras
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


Pitagoras

Según cuenta Hermipo, a finales del siglo VI a. C, Siracusa declaró la guerra de los habitantes de Agrigento. Pitágoras y sus discípulos se comprometieron heroicamente con la causa de los agrigentinos, y al cabo de unas cuantas escaramuzas, las tropas de los siracusanos alcanzaban la victoria y perseguían a muerte a los últimos resistentes. Pitágoras y los suyos recobraron la sensatez y echaron a correr como locos, pero en su huida se toparon con un bancal de habas, donde Pitágoras detuvo su carrera y dijo que prefería morir antes de pisar el terreno sagrado en que crecían las habas. Sus discípulos como conocían las manías del maestro con las habas siguieron corriendo dejándolo a él allí. Instantes después un soldado lo degolló.
El núcleo del pitagorismo se centraba en la creencia de la inmortalidad del alma y en su progreso a través de sucesivas reencarnaciones, humanas, animales y vegetales.
Pitágoras descubrió que la belleza musical era explicable mediante proporciones matemáticas. O sea, que la cantidad, la proporción, la estructura matemática, era el origen de todo, el principio común que unificaba toda la realidad, lo común que subyacía bajo todas las distintas apariencias, eso que Tales llamaba agua; Anaximandro, aperion; y Anaxímenes, aire.
Así pues, el universo, según Pitágoras, está organizado de acuerdo a unas proporciones matemáticas. Todo responde a un orden y a una armonía, palabra que usaron los pitagóricos por primera vez fuera del contexto musical. En suma, el universo es kosmos, término intraducible que combina las ideas de adorno, orden correspondencia y belleza. 
Pitágoras acuñó al término de la “Filosofía”, que significa “amor a la sabiduría” para designar una forma de vida consagrada a un estudio que nos hace mejores, que nos libera de las pesadeces de la vida y que no termina nunca, pues el universo siempre nos reserva maravillas que conocer.
De todos los filósofos de la antigüedad, Pitágoras ha sido el que más seguidores ha cosechado.

 

©2004 Elergonomista.com