Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > SEGURIDAD VIAL EN RELACIÓN CON LA ACTIVIDAD LABORAL > ANÁLISIS DE FACTORES DE RIESGO

ELEMENTOS DEFINITORIOS DEL RIESGO VIAL EN EL ENTORNO LABORAL
Hay una serie de elementos que se reiteran en la mayoría de estudios realizados acerca de este riesgo laboral.
Están presentes en los accidentes, y su influencia puede variar de un caso a otro.
En un accidente pueden concurrir los siguientes factores:
• Factor desencadenante: único implicado y determinante de un accidente.
• Factor concurrente: condicionado por otros factores de riesgo (velocidad, alcohol, drogas, cansancio, sueño, estado de la vía, mal tiempo, etc).
El triángulo del accidente de tráfico se forma con tres factores: humano, vía y vehículo, los cuales son desencadenantes o concurrentes según el modo como se produzca el accidente.

La conducción requiere el filtrado de información que le llega al conductor por los distintos sentidos, la automatización y alternancia de las tareas propias de la conducción, diferentes niveles de atención y un buen nivel de activación.
El nivel de respuesta del conductor varía en función de sus habilidades y capacidades, del conocimiento de la normativa y seguridad vial, así como de su estado psicofísico. La concienciación de los conductores supone la mayor aportación a la disminución de los accidentes. De hecho, entre el 70 y el 90% de los accidentes se deben a comportamientos inseguros de las personas, según diversos estudios realizados por la Dirección General de Tráfico (D.G.T.) y el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS).
De todos los elementos implicados en la seguridad vial, el vehículo a motor es el que más ha evolucionado en los últimos años. Los sistemas de seguridad del vehículo han pasado de ser meros “extras” del mismo a tener un papel fundamental a la hora de adquirir uno. La evolución en los últimos años de los elementos de seguridad que pueden llegar a evitar un accidente (seguridad activa) y los elementos que tratarán de paliar los daños, una vez sufrido el accidente (seguridad pasiva) están presentes en el parque móvil.
Sin embargo, conducir un vehículo con los más modernos sistemas de seguridad no debe dar lugar a que el conductor baje la guardia. La confianza en la eficacia de los mismos, puede derivar, sin darnos cuenta, en la percepción de una sensación de seguridad y dar menor importancia a factores que dependen directamente del conductor: el nivel de atención, las capacidades de reacción, etc.
La infraestructura viaria está implicada en los accidentes, unas veces como factor desencadenante y otras, concurrente. Se tiene en cuenta no sólo la estructura de la vía (estado del pavimento, iluminación, geometría, equipamientos, etc.) sino también su entorno (condiciones climatológicas, congestión del tráfico, hora del día, etc).
El punto de partida del análisis son los datos estadísticos aportados por Mutua Navarra de los casos tipificados como accidentes de tráfico laborales durante el año 2006. Los datos concluyentes se obtuvieron de las variables analizadas a través de las encuestas realizadas a responsables de prevención de las empresas y a los trabajadores accidentados.
Además de los factores humanos, vía y vehículo, se ha analizado cómo se investiga y se evalúa en las empresas este tipo de riesgo laboral, así como las medidas preventivas y correctivas que aplican ante estos accidentes.
Cada aspecto analizado se ha diferenciado según los tres tipos de personal afectado: aquellos factores de riesgo para los trabajadores que han sufrido accidentes “in itinere”, para los profesionales del transporte y para aquellos trabajadores que se trasladan habitualmente dentro de su jornada laboral.
En la muestra de estudio de Mutua Navarra, el 63% de los casos, son accidentes in itinere y el 33% in misión. En cuanto a los profesionales del transporte, suponen tan solo un 4% de la muestra total. Cabe destacar que, del total de trabajadores entrevistados, más de la mitad, un 55%, afirma que se tiene que desplazar habitualmente dentro de la jornada laboral, lo cual implica, que la exposición al riesgo de accidente in misión está presente en un porcentaje importante entre los trabajadores de la muestra.
Mostramos a continuación una tabla con un breve resumen de los aspectos estudiados.

FACTOR HUMANO
1. Sexo y edad del trabajador
2. Situación profesional:
- antigüedad en el puesto
- puesto y funciones
- turnos y horarios de la jornada
de trabajo
3. Experiencia en la conducción:
- años de carné
- uso habitual del vehículo
4. Conductas interferentes
- distracciones mientras se conduce
- prisas por llegar al trabajo, por cumplir los objetivos marcados, por llegar a casa…
- uso del móvil, fumar…
5. Otras condiciones: físicas, psíquicas y médicas
- fatiga
- sueño
- estados depresivos, de stress, agresividad…
- consumo de alcohol, drogas
- medicación
- enfermedades crónicas: epilepsia,
apneas nocturnas, diabetes, hipertensión, cardiovasculares, etc.
- situaciones personales conflictivas: familiares, en el trabajo.

 

 

FACTOR VÍA Y ENTORNO
1. Tipo de vías:
- urbanas
- interurbanas
2. Zona geográfica: rural o
industrial
3. Puntos conflictivos en las
vías: intersecciones, incorporaciones,
etc.
4. Estado de la carretera: pavimento,
señalización, iluminación,
otros…
5. Condiciones climatológicas:
estación del año, momento del
día, día de la semana.
FACTOR VEHÍCULO
1. Medio de transporte o vehículo
2. Propiedad del vehículo
3. Antigüedad del vehículo
4. Aspectos técnicos:
- mantenimiento y controles
- estado general y características:
medidas de seguridades
de los vehículos (activas y
pasivas), uso de manos libres homologadas, uso del casco, GPS.
- documentación en regla: permiso de circulación, ITV,
seguro…

 

 

 

 

 

INVESTIGACIÓN DEL ACCIDENTE
1. Pasos seguidos por la empresa
una vez se tiene constancia
del mismo y en la investigación
del accidente (causalidad)
para tipificarlo o no como
accidente de tráfico laboral.
2. Evaluación de riesgos de la
empresa: su valoración y posibles medidas preventivas
adoptadas.
3. Medidas correctivas adoptadas tras el accidente.
4. Formación a los trabajadores y pautas de actuación al respecto.
5. Dudas frecuentes respecto a
este tipo de accidentes: cuándo es o no es accidente laboral, cómo investigarlo, qué valoración darles, qué medidas preventivas y correctivas.
EVALUACIÓN DEL RIESGO EN
LA EMPRESA

1. Personal que realiza desplazamientos
en jornada:
- tipo de vehículo utilizado y
frecuencia
- puesto, función, tarea a realizar y zona de trabajo
2. Tipo de vehículos empleados
dentro de la jornada laboral:
- tipo de vehículo
- propiedad
3. Trayectos domicilio-trabajo:
- medio de transporte
- propiedad del medio de transporte
4. Siniestralidad en el 2006 y
otros años

FACTORES RELACIONADOS CON EL VEHÍCULO
Antes de iniciar el análisis de los factores que estén relacionados con el vehículo, se ve la necesidad de establecer determinadas definiciones:
• Vehículo: aparato, autopropulsado o no, apto para transportar personas, mercancías u otras cargas de un lugar a otro, especialmente por tierra.
• Automóvil: vehículo de motor que sirve, normalmente, para el transporte de personas u objetos, o de ambas a la vez, o para la tracción de otros vehículos con aquel fin. Se excluyen de esta definición los vehículos especiales.

Debido a la amplitud de la definición y que hoy en día existen distintos medios de transporte, es necesario clasificar qué tipo de vehículos son los empleados. Por ello, y basándonos en la clasificación establecida por el Reglamento General de Vehículos diferenciamos los siguientes métodos de transporte que emplean los trabajadores habitualmente para sus actividades laborales:
• Turismo: automóvil destinado al transporte de personas que tenga, por lo menos, 4 ruedas y que tenga, además del asiento del conductor, 8 plazas como máximo.
• Motocicleta: vehículo de 2 o 3 ruedas, con o sin sidecar (entendiendo como tal el habitáculo adosado lateralmente a la motocicleta), provistos de un motor de cilindrada superior a 50 cm3, si es de combustión interna, y/o con una velocidad máxima por construcción superior a 45 Km/h.
• Ciclomotor: es similar a una motocicleta pero con una cilindrada no superior a 50 cm3, si es de combustión interna, y/o con una velocidad máxima por construcción no superior a 45 Km/h.
• Camión: vehículo de carretera, rígido, de 4 ruedas o más, diseñado exclusivamente para transportar mercancías, cuya cabina no está integrada en el resto de la carrocería y con un máximo de 9 plazas, incluido el conductor.
• Vehículo pesado: es aquel cuya carga útil es mayor de 3,5 toneladas (sólo si su masa máxima autorizada (MMA) excede de 6 toneladas), de más de 4 ruedas y sin remolque. Los camiones con uno o varios remolques; los vehículos articulados y los vehículos especiales; y los vehículos dedicados al transporte de personas con más de 9 plazas. Un Vehículo Ligero será aquel que no supere lo anterior (las furgonetas entrarían en este último).
• Vehículo Mixto: están especialmente dispuestos para el transporte, simultáneo o no, de mercancías y personas hasta un máximo de nueve, incluido el conductor, en los que se puede sustituir eventualmente la carga por personas mediante la adición de asientos.
• Todoterreno: automóvil dotado de tracción a 2 o más ejes, especialmente dispuesto para circulación en terrenos difíciles.
• Bicicleta: Vehículo de dos ruedas con pedales que es accionado por el esfuerzo muscular de las personas que lo ocupan, en particular mediante pedales o manivelas.
• Peatón: es toda persona que, sin ser conductor, transita a pie por las vías o terrenos en los que sea aplicable la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.
El vehículo, uno de los 3 elementos básicos del tráfico y la circulación, precisa de un análisis sobre su evolución desde el punto de vista del crecimiento del parque móvil en la sociedad actual. Se aprecia un aumento lineal en el número de unidades móviles en circulación, el cual contribuye al incremento de la siniestralidad, pero que no puede considerarse causa única del mismo. Existen otras causas, las cuales merecen también un análisis exhaustivo.
El conocimiento de la situación real y su impacto en la circulación resulta útil para conocer el riesgo que supone su utilización y analizar su interacción con los otros elementos de la circulación. El objeto es establecer, posteriormente, medidas con respecto al vehículo que incremente el nivel de seguridad vial convirtiendo su uso en un medio eficaz.

En cuanto al mantenimiento del vehículo, se ha detectado que existen diferencias dependiendo de la propiedad del mismo. Una gran mayoría de los entrevistados (67%) afirma realizar un mantenimiento habitual del vehículo. En aquellos que son particulares, y que sin embargo se emplean habitualmente dentro de la jornada laboral, la empresa suele dejar el mantenimiento y cuidado bajo responsabilidad del trabajador; lo cual, debería de tener un control tan exhaustivo como con cualquier otra herramienta utilizada en sus tareas laborales.
3.3 FACTORES RELACIONADOS CON LA VÍA Y EL ENTORNO FACTOR VÍA
La infraestructura viaria está implicada, directa o indirectamente, en cerca del 15% de los accidentes de tráfico. Dentro de este concepto no sólo se tiene en cuenta el tipo de vía que es, sino también su situación funcional (congestión, separación de sentidos, etc.). Éstas últimas son, por lo general, las principales desencadenantes de los accidentes.
La Comunidad Foral de Navarra es la responsable de la gestión de todas las carreteras que discurren en el ámbito de su territorio, a través del Departamento de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones.

En cuanto al tipo de vía, se puede diferenciar en los siguientes tipos:
Autopistas: son carreteras concebidas para la exclusiva circulación de automóviles, y reúnen las siguientes características:
• No tienen acceso a las mismas las propiedades colindantes.
• No puede ser atravesada a nivel por ninguna otra senda, vía, línea de ferrocarril o tranvía, ni ser cruzada a nivel por senda o servidumbre de paso alguno.

FACTOR ENTORNO
Aquí se tienen en cuenta aquellas condiciones externas a la vía que pueden afectar a la misma.
Las condiciones meteorológicas se encuentran implicadas directa o indirectamente entorno al 5% de los accidentes de tráfico laborales.
La lluvia y la niebla son los elementos climatológicos adversos que mayor incidencia negativa producen en la circulación; aunque sean otros, como el hielo y la nieve, los que figuran en la mente de los conductores como los más adversos. La falta de adherencia y la reducción de la visibilidad, así como un incremento de la distancia de frenado son los principales inconvenientes.
Es de mención también, que debido a la orografía característica de la Comunidad de Navarra, las condiciones climáticas varían dependiendo de la zona y es un aspecto a tener en cuenta. En la muestra de estudio se detecta que hay un mayor porcentaje de accidentes durante las épocas de primavera e invierno.
A continuación se muestran los resultados obtenidos del estudio de la muestra.

La mayor parte de los accidentes ocurren en mayo.
Se observa una relación inversa con los accidentes de tráfico comunes: por ejemplo, mientras éstos aumentan en épocas estivales, los accidentes de tráfico laborales en estas épocas disminuyen (debido a las vacaciones).

La densidad de tráfico, es un elemento que afecta y en gran medida a la posibilidad de tener un accidente.
Los atascos circulatorios se producen cuando se llega a la saturación de vehículos en la vía, es decir, cuando éstos comienzan a circular muy próximos unos a otros y no es posible circular con fluidez, obligando al conductor a frenar y detenerse con frecuencia.
Los obstáculos imprevistos en la carretera son otro factor a tener en cuenta. En el estudio, en ciertas ocasiones (8%), se ha manifestado la presencia de objetos que obstaculizaban el paso de los vehículos, obligando al conductor a modificar su trayectoria, con la consecuente probabilidad de sufrir un accidente.
Como apunte, se quiere hacer mención especial al grupo poblacional de trabajadores inmigrantes. Según los datos estadísticos aportados por Mutua Navarra, este grupo supone un 11% del total de accidentados.
Del análisis de todos los factores y elementos ya expuestos que intervienen en el tráfico, se puede concluir que los tres factores que afectan son: el factor humano, el vehículo y la vía; siendo la circulación (es decir, el tráfico) el nexo de unión entre ellos.
En cada accidente de tráfico suelen confluir diversas circunstancias que determinan la aparición del percance, aunque las diversas investigaciones realizadas al respecto coinciden en señalar al comportamiento humano como el factor más determinante en los accidentes, por encima de otros aspectos como los ambientales o los mecánicos.

LOS COSTES DE UN ACCIDENTE LABORAL DE TRÁFICO
Una vez expuestos los factores que pueden concurrir en un accidente de tráfico en el trabajo, a continuación, se presenta un punto de vista importante a tener en cuenta, que puede servir de apoyo y motivación para la adopción de medidas preventivas: los costes de estos accidentes laborales para la empresa.
Los costes reales de un accidente de tráfico son más amplios que lo que parece a primera vista. Al tratarse de un accidente de tráfico, en muchas ocasiones se simplifica al coste económico de las reparaciones de los vehículos o de las indemnizaciones de los seguros.
Sin embargo, en la realidad hay otros costes que quedan ocultos u olvidados, y que a la empresa le suponen un esfuerzo económico, humano, e incluso social. Son costes intangibles pero que están presentes y que la empresa asume. Estos costes se deben al impacto de los accidentes y enfermedades sobre la actividad
habitual de la empresa.
Es por ello importante tomar conciencia de esos costes directos e indirectos, conocerlos, diagnosticar sus causas y poner los medios necesarios para evitarlas o al menos reducirlas.
No hay que olvidar cuantificar también los costes de aquellos accidentes que no producen daños personales:
los incidentes, ya que son indicadores de que algo falla y hay que corregir.
Cuando la empresa realiza una contabilidad detallada de todos ellos, llega a la conclusión de que debe prevenir.
Todo ello debe estar planteado dentro del marco legal de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, siendo así un beneficio para trabajadores y empresarios.
Los costes reales de un accidente de tráfico en una empresa se recogen de forma sintetizada en las siguientes tablas.

Costes económicos y materiales
Costes para la empresa Costes salariales
y pérdidas de
producción
Lo que el empresario paga,
pero sin embargo, no se trabaja:
• Horas o días perdidos por el accidentado.
• Horas perdidas por otros compañeros (testigos, auxilio).
• Horas perdidas por los mandos: gestión del accidente, investigación, reorganización del trabajo...
• Horas perdidas por personal relacionado con los accidentes: administrativos ...
  Contratación
de un sustituto
• Costes salariales.
• Costes derivados de seleccionar y formar, el tiempo que tarda en ser igualmente productivo, etc.
  Mejoras en
prestación por
Incapacidad
Temporal
En muchos convenios colectivos se especifica que en caso de accidente, el empresario asumirá, de su cargo, el complemento para que los trabajadores afectados obren el 100% de lo percibido en el mes anterior a la baja.
Esta situación se puede prolongar durante 18 meses.
  Cotización a la SS La empresa sigue cotizando a la Seguridad Social durante el período de Incapacidad Temporal del trabajador.
  Responsabilidad
Administrativa
Importe de las sanciones: leves de 30 a 1.500 euros; graves de 1.500 a 30.001 euros; muy graves de 30.001 a 600.024 euros.
  Responsabilidad
Civil
El trabajador, su familia o los grupos sindicales pueden reclamar por la vía civil. Esto generaría, además de la posible sanción civil, costes de representación por abogados, honorarios por peritajes, tiempo para acudir a testificar, etc.
  Responsabilidad
Penal
El Código Penal (LO 10/95) prevé un delito de peligro por infracción de normas de prevención de riesgos laborales (Art. 316, 317) o lesiones por imprudencia grave o profesional (Art. 152). Esto generaría, además de la posible sanción
penal, costes de abogados, honorarios de peritos, tiempo para acudir a testificar, etc.
  Pérdidas
de negocio
Los accidentes dañan las funciones más básicas de las empresas por no poder atender a tiempo los pedidos o dar atención a clientes.
  Aumento
de las primas
de los seguros
Las primas aumentan de forma proporcional al coste de los accidentes en los que se ve involucrado un vehículo. Una prima que aumente de año en año, es un índice de siniestralidad de la empresa que es necesario controlar, para tener un nivel de costes razonable.
  Costes materiales • Costes por pérdida de los vehículos (siniestro total).
• Costes por daños materiales y a terceros.
• Costes de las reparaciones de los vehículos.
• Costes de la sustitución de los vehículos en reparación (coste del vehículo inmovilizado).
Coste humano
Costes para la empresa Conflictos laborales Deterioro del clima laboral.
Costes para el trabajador Lesiones Con las implicaciones que en el desarrollo de sus funciones pueda repercutir, así como en el ámbito familiar y personal:
dolor, pérdida de trabajo, necesidad de atenciones médicas y rehabilitación, hasta, en determinados casos, pérdida de autonomía personal, alteración de proyectos de vida, minusvalías....
  Fallecimiento
de trabajadores
accidentados
La pérdida de un ser humano es el mayor de los costes
  Pérdida de permiso
de conducir
Posibilidad de la retirada del permiso de conducción a los empleados: pérdida de su capacitación legal para conducir.
Puede tener repercusiones en el desarrollo de su actividad profesional.
Costes sociales
Costes para la empresa Pérdida de imagen
y de mercado
La imagen de la empresa puede verse afectada de cara a la sociedad: las organizaciones que trabajan con calidad y seguridad son valoradas positivamente por la sociedad.
Costes para el trabajador Pérdida en el
bienestar y la
calidad de vida
El bienestar social o la calidad de vida de los trabajadores son bienes sociales que se pueden ver afectados y mermados por estos accidentes.

 

 

 

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet