Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > SEGURIDAD VIAL EN RELACIÓN CON LA ACTIVIDAD LABORAL > PROGRAMA DE ACTUACIÓN PARA LAS EMPRESAS > La seguridad en vehículos de 4 ruedas

ELEMENTOS DE SEGURIDAD ACTIVA
Avisadores acústicos o visuales: por ejemplo, supervisa si se lleva el cinturón abrochado. En caso contrario activa un indicador parpadeante en la instrumentación y/o un avisador acústico.
Limitadores de Velocidad: impiden exceder los límites legales, limitando la velocidad. En el caso de vehículos pesados (de más de 3,5 TN y más de 8 pasajeros), su uso es obligatorio. En estos casos, no se puede superar los 90 o 100 Km/h, dependiendo del vehículo. Esto no afecta a vehículos pesados de transporte público en áreas urbanas. Debido a sus características, están conectados al tacógrafo.
Para los turismos, el empleo de estos dispositivos no es obligatorio. Permite escoger una velocidad máxima que no se desea rebasar. Para superarla en algún momento, basta pisar el acelerador hasta superar su punto duro.
Neumáticos: es la parte elástica del conjunto rodante y el responsable del comportamiento dinámico del vehículo. Constituye el único punto de unión entre el vehículo y la calzada. Su principal función es permitir un contacto adecuado por adherencia y fricción con el pavimento, posibilitando el arranque, el frenado y la guía.
Los neumáticos afectan en gran medida a la marcha del vehículo. Por ejemplo:
• El tamaño: si se montan neumáticos de mayor diámetro a los requeridos, disminuirá la potencia en las ruedas pero aumentará la velocidad.
• La anchura: si se colocan más anchos a lo necesario, proporcionarán más estabilidad y agarre, pero a su vez, creará una pérdida de potencia y velocidad, favorecerá el fenómeno de “aquaplaning”, supondrá un mayor esfuerzo para la dirección y transmisión, y aumentará el consumo de combustible.

RECOMENDACIONES PARA EL CORRECTO USO DE LOS NEUMÁTICOS
• Llevar una rueda de repuesto en perfecto estado de uso.
• Realizar una correcta presión de inflado: rodar con la presión incorrecta provoca un mayor desgaste del neumático y aumenta el consumo de combustible. Hay que comprobar la presión siempre en frío. Si no conoce la presión adecuada, la encontrará en el manual del vehículo.
Recordar la rueda de repuesto.
• Comprobar si hay presencia de deformaciones, cortes, grietas, roturas, etc.
• Comprobar si hay desgaste del dibujo de la banda de rodadura (es la garantía de agarre): el límite de profundidad está en 1,6 mm. Actualmente existe en algunos modelos, un sistema de monitorización de la presión de los neumáticos, que miden continuamente la presión y comunican si existe alguna anomalía.
Las medidas suelen indicarse en la puerta del conductor o en la tapa del depósito del vehículo.

Parabrisas: Es el cristal que lleva el bastidor en su parte delantera para proteger a los usuarios del aire cuando el vehículo está en movimiento. Se construyen pensando en que, en caso de rotura, no causen daños a los pasajeros o a los peatones. Es de vidrio templado, se rompe en pequeños cristales o se agrieta, permitiendo incluso cierta visibilidad a través de él en caso de rotura.

Debe permitir ver a través de él con claridad: debe ser transparente y estar correctamente limpio. Para ello, llevan instalados unas escobillas y eyectores que proyectan líquido detergente.
El uso de lunas y cristales tintados o con láminas, supone un mayor riesgo, sobre todo por la noche. Es por ello, por lo que, para colocarlos, han de ser homologados.
Retrovisores: dispositivos cuyo fin es garantizar una visibilidad clara hacia atrás y a los lados del vehículo.
Son panorámicos y proporcionan una mejor percepción del tráfico posterior. Para tener la mayor visión posible, es imprescindible que proporcionen una imagen nítida y estén bien reglados.
Hay internos (en el interior del habitáculo) y externos (montados sobre un elemento de la superficie exterior). Los hay también fotosensibles, que se oscurecen de forma automática con el deslumbramiento, favoreciendo la visión nocturna.
Sistema de Climatización: proporciona la temperatura adecuada durante la marcha. Obtener una temperatura adecuada en el automóvil a través del aire acondicionado o del climatizador favorece una conducción más tranquila y segura. Para conseguirlo, es recomendable realizar periódicamente una revisión del circuito para garantizar el buen funcionamiento del equipo.

RECOMENDACIONES PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL CLIMATIZADOR
• Abrir los cristales al poner en marcha el automóvil para sacar el aire caliente, y posteriormente cerrarlos para encender el aire acondicionado.
• Mantener el automóvil cerrado mientras está funcionando el aire acondicionado.
• No obstruir las salidas del aire acondicionado.
• Se debe usar el aire acondicionado por lo menos una vez a la semana (inclusive en el invierno) como mínimo durante 2 minutos. La razón es hacer circular el aceite en el compresor para mantener siempre lubricado el equipo. Si no se realiza esta operación con frecuencia el mecanismo podría dañarse.

El hecho de emplear este sistema, también evita tener que abrir las ventanas con el consiguiente ahorro de combustible, menor nivel de ruido y no entrar elementos extraños.
Sistema de Control de la Estabilidad (ESP): El ESP (“Electronic Stability Program”) es un sistema electrónico capaz de corregir la pérdida de la trayectoria del vehículo. Actúa mediante el frenado selectivo de cada una de las ruedas, y restringiendo la potencia del motor mediante un corte de alimentación. Los usuarios, al adquirir su vehículo, deben solicitar información de su correcto manejo, con el fin de hacer eficaz su uso ante una situación que lo requiera.

Sistema de Control de Tracción (TCS): es similar al ABS, pero actúa en casos de excesiva aceleración.
Permite mejorar la motricidad del vehículo, evitando el patinado de los neumáticos sobre firme deslizante o bajo una fuerte aceleración. Al derrapar una rueda del vehículo, corrige esta situación a través del frenado de la misma, con lo que la fuerza motriz automáticamente se transmite a la otra rueda.
Sistema de Dirección: hace girar las ruedas de acuerdo al giro del volante; es decir, cambia la dirección del vehículo. Permite tener que realizar un menor esfuerzo para manejar el volante, facilitando la maniobrabilidad.
Sistema de Frenado: es un dispositivo para detener el movimiento del vehículo, y se asegura de que no se vuelva a mover de nuevo.
Dentro de estos sistemas, uno de los más seguros es el ABS (Sistema Antibloqueo de Frenos) y su misión consiste en evitar que las ruedas se bloqueen al frenar a fondo. Esto permite al conductor tener en todo momento el control de la dirección, especialmente sobre firmes resbaladizos o mojados que presenten baja adherencia.
Es conveniente conocer el correcto funcionamiento del sistema, para mejorar así su efectividad.
Uno de los problemas que pueden darse en los sistemas de frenado es la pérdida de la eficacia debido a un calentamiento por un uso continuo y prolongado. Por ello, se recomienda emplear otros sistemas para frenar como pueden ser el motor y el ralentizador.
Éstos, pese a ser elementos fundamentales para la seguridad, no se les presta la debida atención, descuidando su mantenimiento y retrasando la comprobación de la presión (dos terceras partes de los fallos registrados en los neumáticos son generados por la pérdida gradual de presión41). Para remediar esta situación, se están incorporando en muchos vehículos los denominados Sistemas de Control de la Presión de los neumáticos, que alertan al conductor en caso de que alguno de ellos pierda presión de manera progresiva. Sistema de Iluminación: permite al conductor ver y ser visto. La visión aporta el 90% de la información cuando se está conduciendo, por lo que es necesario mantener el alumbrado en un estado de funcionamiento óptimo.
Todos los vehículos están obligados a llevar una serie de elementos de iluminación, a los que se pueden añadir otros de tipo voluntario, recomendables para la seguridad; como por ejemplo, los faros de xenón.
Sistema de Suspensión (amortiguadores): su función es suavizar o amortiguar la transmisión de las irregularidades del terreno al habitáculo, intentando mantener las ruedas en contacto con el suelo y eliminar las oscilaciones.
ELEMENTOS DE SEGURIDAD PASIVA
Airbag: es una bolsa de aire que se hincha automáticamente en caso de colisión. Protege al conductor o pasajero del impacto contra los elementos duros del vehículo, absorbiendo parte de la energía cinética del cuerpo. Disminuye en gran medida las posibles heridas por cortes y lesiones cervicales.
Complementa al cinturón de seguridad y debe usarse siempre conjuntamente con él.
Puede encontrarse en el volante (frente al conductor), en el salpicadero (frente al acompañante), en los soportes de separación del habitáculo, etc.
Carrocería: Es el recubrimiento del vehículo, compuesto generalmente por piezas de chapa estampada unidas al bastidor. Además de dar forma al vehículo, también tiene como finalidad servir de elemento de seguridad.

Es una parte muy importante, ya que será la que reciba en primer lugar las consecuencias del golpe. Son elementos diseñados para absorber la mayor parte de la energía cinética que lleva el vehículo en caso de impacto violento; por ejemplo:
• Barras de protección lateral: se colocan en el interior de las puertas. Sirven para minimizar los daños en caso de colisión lateral.
• Parachoques: son los elementos que se incluyen en los turismos que absorben los golpes tanto frontales como traseros.
En principio, no existe una relación directamente proporcional entre el tamaño del vehículo y seguridad, ya que no tiene porque tener unas estructuras deformables bien hechas. Sin embargo, al disponer una mayor superficie, puede absorber mejor la energía.
Cinturón de seguridad: Se trata de una banda de tejido muy sólido compuesto generalmente, de una banda lateral y un cinturón bajo, destinados a retener sobre su asiento al conductor y ocupantes del vehículo.

Su uso es obligatorio para el conductor y los acompañantes,
exceptuando en los siguientes casos:
• Los conductores, al efectuar la maniobra de marcha atrás o de estacionamiento.
• Las personas provistas de un certificado de exención por razones médicas graves o discapacitadas.
• Los conductores de taxi cuando estén de servicio.
• Los distribuidores de mercancías, cuando realicen sucesivas operaciones de carga y descarga de mercancías en lugares situados a corta distancia unos de otros en zonas urbanas. Deberán abrochárselo nada más abandonar la vía urbana.
• Los conductores y pasajeros de los vehículos en servicios de urgencia.
• Las personas que acompañen a un alumno durante el aprendizaje de la conducción y esté a cargo de los mandos adicionales del automóvil.
• Actualmente, los conductores de camiones de más de 3.500 Kg están exentos de utilizar el cinturón de seguridad tanto en ciudad como en carretera. Sin embargo, está prevista la transposición de la directiva europea 2003/20 CE: en ésta se hace extensiva la obligatoriedad del uso del cinturón en los camiones que dispongan de él.

Es el elemento dentro de los de seguridad pasiva que mayor seguridad aporta a los usuarios en caso de accidente.
Su eficacia está plenamente demostrada: su uso reduce considerablemente el número y gravedad de las lesiones incluso a bajas velocidades, siempre que esté bien anclado y correctamente colocado (un choque frontal a 80 Km/h produce lesiones con resultado de muerte si no se lleva el cinturón de seguridad).

CONSEJOS DE USO
• Se tiene que colocar estando el vehículo detenido, antes de iniciar el viaje, nunca durante la marcha.
• Nada más colocado el cinturón, es conveniente realizar las comprobaciones necesarias para que su eficacia sea la correcta.
• Una vez colocado, se ha de tirar de él para ceñirlo al cuerpo y comprobar que no esté enganchado o enrollado.
• Se ha de regular el anclaje para que la banda en la parte superior pase por encima de la clavícula, entre el cuello y el hombro. Nunca por debajo del hombro.
• La parte inferior deber abarcar toda la zona pélvica, por debajo del abdomen.
ADVERTENCIAS
• No usar pinzas: disminuyen la capacidad de retención del cinturón aumentando el desplazamiento.
• No usar cojines, le restan eficacia ya que el ajuste no es el idóneo al modificarse la altura.
• Tiene que estar homologado.

Ergonomía: no es un elemento en sí mismo de seguridad pasiva, pero si es importante diseñar los vehículos desde punto de vista del usuario, de tal manera que pueda suponer un mejor manejo del mismo y de todos sus elementos de seguridad. Además se podrán evitar lesiones por posturas incorrectas y se facilitará la conducción. En definitiva, se trata de adaptar el vehículo al usuario.
Existen distintos modos de lograrlo, entre ellos se pueden indicar algunos como:
• el diseño de los asientos busca la comodidad y la seguridad del usuario.
• los paneles de control han de ser claros pero también han de ser diseñados de tal manera que no supongan distracción.
Es por ello, por lo que la ergonomía ha de estar en los distintos aspectos del vehículo: desde el pilotaje (lo que afecta a la ergonomía del asiento, pedales y volante), el acceso rápido y controlado a los distintos instrumentos de navegación (como son las luces, regulación de la temperatura, etc.), hasta diseñar la manera más sencilla de manejar otras funciones ajenas a la conducción (como puede ser el manejo del equipo de sonido).
Extintores: a pesar de no ser un elemento obligatorio, su uso se ve como un aliado en caso de accidente.
Para el caso de turismos, uno de 1, 2 o 3 Kg. sería adecuado ya que ocupan un espacio reducido. Han de estar homologados y pasar revisiones, por lo menos, anuales.
Reposacabezas: protegen la cabeza y el cuello contra los fuertes movimientos hacia atrás que se producen en un choque, evitando así lesiones cervicales (el denominado “latigazo cervical”). No son un elemento de descanso para la cabeza sino de protección.
Es importante que estén bien colocados para todos los ocupantes: regulados, tanto de altura como de inclinación. Una mala colocación no sólo no evita las lesiones sino que puede agravarlas. En cuanto a la distancia horizontal, se deben situar lo más cerca posible de la parte posterior de la cabeza (nuca), con una separación de unos 4 cm. En cuanto a la altura, es recomendable que el centro de gravedad de la cabeza (la altura de los ojos) coincida con la parte más resistente del reposacabezas.

Esta regulación se puede llevar a cabo en todos los reposacabezas ajustables. Sin embargo, existen también otros dos tipos: los independientes y los fijos. Los primeros están configurados como elementos aislados del propio asiento, y los segundos forman una parte inseparable con la estructura del asiento.

CONSEJOS DE USO
• Para colocarlo adecuadamente: el respaldo del asiento debe formar un ángulo de 90o a
115o respecto a la banqueta.
• La parte superior del reposacabezas debe quedar a la misma altura que la parte superior
de la cabeza, con una distancia a la nuca inferior a 4 centímetros. Si fuera imposible alcanzar esta altura máxima, entonces se debe ajustar el reposacabezas lo más alto que
se pueda sin que sobrepase la altura máxima de la cabeza, aunque tampoco debe quedar
nunca por debajo de la altura de los ojos del ocupante.

Actualmente se empiezan a instalar reposacabezas activos, los cuales están controlados electrónicamente.
Ante un golpe, se reduce de forma automática el espacio entre la cabeza y el reposacabezas.
Volante: el volante es la parte del sistema de dirección que es manipulado por el conductor y el resto de los elementos responde a sus movimientos, permitiendo así dirigir al vehículo.

 

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet