Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Prevención de riesgos laborales en el sector del transporte escolar > FACTORES DE RIESGOS DEL TRANSPORTE ESCOLAR Y MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR ACCIDENTES

4.1. PRINCIPIOS GENERALES, CONSEJOS PRACTICOS Y UTILIZACIÓN DEL BOTIQUÍN
El estado y la evolución de las lesiones derivadas de un accidente sufrido por un vehículo escolar, dependen en gran parte de la rapidez y de la calidad de los primeros auxilios recibidos. Es por ello, que es necesario que tanto el conductor del autobús cómo el monitor responsable del grupo de niños a su cargo, posean conocimientos básicos en Primeros Auxilios y actúen con un especial cuidado al tratarse de niños de corta edad, los cuales son más vulnerables a los posibles daños
que puedan sufrir.
Entendemos por primeros auxilios al conjunto de actuaciones y técnicas que permiten una atención inmediata al accidentado antes de que llegue la asistencia médica profesional, a fin de que las lesiones que se han producido no empeoren durante ese espacio de tiempo.
Consejos Prácticos de primeros auxilios
1º) Conservar la calma en todo momento
2º) Evitar las aglomeraciones alrededor del accidentado que entorpezcan la actuación del socorrista.
3º) Ser organizados en la actuación y en la posterior evacuación del herido.
4º) No mover al herido, ya que esto puede provocar el empeoramiento de las lesiones ya existentes. Sin embargo existen situaciones en las que la movilización será necesaria cómo pueden ser casos en los que hay riesgo de explosión del vehículo.
5º) Examinar al herido: Se realiza una evaluación primaria, para determinar la posibilidad de pérdida de vida y una evaluación secundaria en la que se controlarán las lesiones que pueden esperar hasta la llegada del médico.
6º) Tranquilizar al herido
7º) Hay que mantener el calor corporal del herido
8º) Avisar con rapidez al personal sanitario
9º) Realizar un traslado adecuado en vehículos cómo ambulancias.
10º) No administrar ni medicación, ni alimentos ni bebidas.

Para poder realizar los primeros auxilios, el autobús debe llevar un botiquín escolar.
Es preferible que no tenga llave y que pueda transportarse fácilmente.
Debe colocarse en un lugar accesible para el conductor y el acompañante, lejos de una fuente de calor para no dañarlo y fuera del alcance de los menores.

CONTENIDO DEL BOTIQUIN

Gasas estériles
Apósitos impermeables
Suero fisiológico
Jabón líquido de ph neutro
Antisépticos
Agua oxigenada
Linterna y pilas de repuesto
Tiritas, esparadrapo de papel y de tela
Guantes estériles
Tijeras de punta redondeada
Pinzas
Bolsa de frío
Termómetro
Triángulos de tela para inmovilizaciones y vendajes

El botiquín, además debe llevar un listado de teléfonos de urgencia adheridos y que sean bien visibles. Entre ellos estarán el de Urgencias (112), el del Centro Nacional de Toxicología (91-5620420) y el del Centro de Atención Primaria que corresponda al Centro Escolar.

4.2 ACTIVACIÓN DEL SISTEMA DE EMERGENCIA: PROTEGER-AVISAR-SOCORRER (PAS).
Estas tres iniciales (PAS) recogen el orden en el que debemos atender al accidentado:

P: PROTEGER
Antes de actuar, nos debemos asegurar de que tanto el accidentado como el resto de ocupantes del vehículo están fuera de todo peligro.
Tenemos que separar al personal del vehículo accidentado, ya que podemos tener el riesgo de que se produzcan explosiones o desprendimientos de partes del mismo que puedan dañar aún más a los ocupantes del autobús.
A: AVISAR
Daremos aviso a los servicios sanitarios del modo más rápido posible, de modo que inmediatamente después podamos socorrer al accidentado mientras esperamos la ayuda.
Al dar dicho aviso hay que especificar una serie de datos cómo el lugar, tipo de accidente, número de heridos, identificación de la persona que llama.
Se recomienda que no abandonemos la comunicación hasta que nos lo digan.
S: SOCORRER
Una vez hemos protegido al accidentado y avisado a los servicios sanitarios correspondientes,
procederemos a evaluar el estado del lesionado.

4.3. EVALUACIÓN Y ACTUACIÓN: VALORACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA
La evaluación de los daños del accidentado se realizará en el lugar de los hechos con el fin de establecer prioridades y adoptar las medidas necesarias. Consta de la valoración primaria y la secundaria.
4.3.1. VALORACIÓN PRIMARIA
Su objetivo es identificar las situaciones que suponen una amenaza seria y que pueden suponer riesgo para la vida. Por ello hay que observar por el siguiente orden 4 aspectos:
1º) El estado de conciencia
2º) La respiración
3º) La circulación sanguínea. Pulso
4º) Existencia de Hemorragias
1º Estado de la conciencia
Si la víctima responde a nuestros estímulos indica que está consciente.
La actuación general en estos casos, es colocar a la persona en Posición Lateral de Seguridad (PLS), comprobando que la respiración y el pulso se puedan percibir hasta la llegada del personal médico. Implica los siguientes puntos:
1) Colocamos al accidentado en posición de tumbado boca arriba.
2) Nos arrodillamos junto al accidentado y flexionamos en ángulo recto su brazo más próximo a nosotros con el codo doblado y la palma de la mano hacia arriba.
3) Con la pierna que está más cercana a nosotros en posición recta, flexionamos la más alejada hasta formar un ángulo con el cuerpo. Cogemos dicha pierna por la rodilla y apoyamos el pie de esa pierna en el suelo.
4) Giramos al accidentado, atrayéndolo hacia nosotros, sujetándole por el hombro y la cadera.
5) Extendemos la cabeza hacia atrás y colocamos la mano del brazo que hemos girado bajo su mejilla
6) Seguimos a su lado vigilando sus signos vitales hasta que llegue la ayuda solicitada.
Dentro de la pérdida de conocimiento cabe destacar el estudio de la lipotimia y la epilepsia:
A. Lipotimia: Consiste en un desmayo con pérdida del conocimiento durante unos segundos, debido a una disminución momentánea de la sangre que llega al cerebro.
La actuación en este caso será:
● Tumbar a la persona con las piernas en alto para que la sangre llegue al cerebro.
● Aflojar las prendas de vestir que compriman el cuello, el tórax o la cintura y quitar prendas en las piernas que le compriman.
● Aportar aire suficiente mediante un abanico, periódico, etc.
● Si no se recupera lo colocaremos en la posición lateral de seguridad.
B. Epilepsia: Enfermedad que afecta al sistema nervioso. Produce una pérdida de conocimiento y convulsiones, acompañadas, en ocasiones, por salida de espuma por la boca.
La actuación en este caso será:
● Apartar los objetos de alrededor de la víctima que puedan lesionarle durante la crisis.
● Aflojar las prendas de vestir ajustadas.
● Colocar en la boca algún material duro, procurando que no sea de metal ni demasiado grande, para evitar que se asfixie por tragarse la lengua.
● Cuando acabe el ataque se le trasladará a un servicio médico.
2º La respiración
La existencia de respiración la comprobaremos escuchando cómo sale el aire o fijándonos en el ascenso y descenso del tórax. Si el accidentado no respira, procederemos a realizarle la respiración artificial mediante la ventilación boca a boca:
● Se debe colocar al niño con la cara hacia arriba inclinando la cabeza hacia atrás. Hay que levantar con nuestros dedos la mandíbula inferior del niño para que la lengua no obstruya el paso del aire. A continuación tomamos una respiración profunda y ponemos la boca sobre la boca y nariz del niño, soplamos suavemente hasta que veamos levantarse su pecho y apreciemos que se han expandido sus pulmones.
● Separamos la boca de la del niño y dejamos que salga el aire. Al sentir o ver que el aire ha salido, aspiramos aire nuevamente y ponemos de nuevo la boca sobre su boca y nariz. Repetimos este mismo procedimiento 15 veces por minuto.
● Siempre que sea posible pondremos nuestra mano sobre el estómago del niño usando una presión moderada para evitar que el estómago se llene de aire.
● Una vez que haya recuperado la respiración, le situaremos en posición lateral estable o de seguridad (PLS) y procederemos a la valoración de la circulación sanguínea.
3º) La circulación sanguínea. Pulso
La podemos detectar palpando el pulso de la vena carótida, localizada en el cuello, pero nunca utilizando el dedo pulgar. Hay que tener en cuenta que no debemos palpar ambas arterias carótidas a la vez, ya que se reduciría el aporte de sangre al cerebro.
Si no tiene pulso, indica que el corazón ha dejado de bombear sangre, por lo que habría que iniciar el bombeo artificial.
4º) La existencia de hemorragias
Ante una hemorragia, debemos tener muy claro cómo va a ser nuestra actuación, ya que está puede perjudicarle aún más su estado de salud. La forma de actuar es la siguiente:
● Tumbar al accidentado en posición horizontal con los miembros inferiores elevados.
● Buscar la existencia de hemorragia externa deteniéndola mediante compresión o torniquete. A veces está oculta por la ropa.
● Arropar al accidentado y evitar que realice cualquier movimiento.
● Avisar a los servicios médicos.
El torniquete sólo se utilizará en los siguientes casos:
1. Cuando el socorrista esté sólo y tenga que atender a otros accidentados de extrema gravedad.
2. En el caso de que se produzcan miembros seccionados.
Se colocará por encima del codo o de la rodilla, entre el corazón y la herida.
Una vez colocado no se debe aflojar y debe permanecer a la vista, colocándole un rótulo indicando nombre, hora y minuto de colocación.
Las hemorragias pueden ser de dos tipos: externas o internas:
1. Externas: Su tratamiento es el siguiente:
● Con el herido tendido se hace compresión local en el punto que sangra.
● Si la hemorragia cesa, podemos proceder a colocarle un vendaje compresivo.
● Si no se detiene, habrá que hacer compresión a distancia en el cuello (artería carótida), hombro (retroclavicular), brazo (humeral), muslo (femoral) o pierna (poplítea).
● Aplastar siempre la arteria o vena contra el hueso lo más cerca posible de la herida.
● No se debe aflojar nunca el punto de compresión
● Mantener al herido echado horizontalmente.
2. Internas: Tratamiento:
● Debemos vigilar al accidentado para detectar signos de colapso como palidez, sed, ansiedad, frío, etc.
● Tenderlo horizontalmente.
● Abrigarlo y tranquilizarlo
● Evacuarlo rápidamente por el servicio médico.
4.3.2. VALORACIÓN SECUNDARIA
Una vez superada la valoración primaria nos ocuparemos del resto de las lesiones.
Habría que valorar los siguientes aspectos:
1. Cabeza: Debemos buscar si hay heridas en el cuero cabelludo y cara, salida de sangre por nariz, boca u oídos, lesiones en los ojos y otros aspectos como piel fría, etc.
2. Cuello: Debemos tomar el pulso y aflojar las prendas ajustadas.
3. Tórax: Examinaremos si existe alguna herida y si se queja del dolor o si tiene dificultades para respirar.
4. Abdomen: Revisar heridas, comprobar si está muy duro al tacto y si se queja de dolor.
5. Extremidades: Debemos examinar brazos y piernas en busca de heridas y deformidades. Además debemos valorar la sensibilidad para descartar posibles lesiones medulares.

4.4. TIPO DE LESIONES
TRAUMATISMOS
Todo traumatismo consiste en una lesión producida por la acción de un agente exterior, y las reacciones locales y generales que se producen, cómo pueden ser contusiones, heridas, etc.

TIPO DE TRAUMATISMO QUE DEBEMOS HACER
TRAUMATISMO OCULAR
En el caso de que suframos golpes: Deberemos cubrirlos sin comprimirlos, nunca aplicaremos pomadas en ellos y procederemos al traslado al centro médico.
Cuando suframos heridas superficiales: Procederemos a lavarlos con suero fisiológico, no aplicaremos pomadas y procederemos al traslado al centro médico.
Cuando se introduzcan cuerpos extraños: Procederemos a lavarlos con suero fisiológico, los extraeremos si están en el párpado, no aplicaremos pomadas y procederemos al traslado al centro médico.
CONTUSIONES
1º) Compresión del área lesionada mediante un vendaje almohadillado.
2º) Aplicación de hielo cada 20 minutos con periodos de descanso de 5 minutos, para que disminuya la inflamación.
3º) Elevación de la parte afectada si es posible por encima de la altura del corazón.
4º) Aplicar férula para la inmovilización de la extremidad o bien reposo de la zona.
Si la contusión se produjera en la región abdominal, colocaremos al lesionado tumbado con las rodillas flexionadas, ya que esta posición ayuda a calmar el dolor.
Ante la aparición de un hematoma nunca deberemos pincharlo o intentar vaciarlo. Sólo procederemos a aplicarle hielo.
HERIDAS
Si la herida es importante o presenta hemorragia, lo primero es intentar cohibir la hemorragia mediante las técnicas de compresión y elevación Si la hemorragia no es importante, se seguirán las siguientes normas:
- En el caso de heridas leves las limpiaremos la herida con agua y jabón.
- En el caso de heridas graves las limpiaremos con agua
No aplicar nunca directamente sobre una herida productos cómo alcohol, algodón o tinta de yodo. Sí se pueden aplicar productos cómo agua oxigenada o Betadine.
Secar la herida sin frotar.
Cubrir la herida con gasas estériles.
Nunca aplicar la gasa sobre la herida por la cara con la que contactamos para sujetarla.
AMPUTACIONES
Controlar la hemorragia de la zona de amputación.
Tapar la zona herida con un apósito lo más limpio posible El transporte de estos pacientes debe ser tan rápido cómo sea posible.
La parte amputada se deberá envolver en un apósito limpio humedecido con suero, se introducirá en una bolsa de plástico y esta dentro de otra con hielo y agua en su interior. En ningún caso debemos colocarlo en contacto directo con el hielo ni con ningún líquido.
OBJETOS ENCLAVADOS
No se deberá tratar de retirar los objetos ni recortarlos
Comprimir directamente sobre la herida y tratar de estabilizar el objeto en el lugar donde ha quedado enclavado
Aplicar presión directamente sobre los bordes de la herida para contener la hemorragia
Cortar un agujero a través de varias capas de gasas y colocarlas de forma que se rodee el objeto enclavado
Con un trozo de tela o toalla podemos formar un círculo alrededor del objeto.
En un miembro superior, retirar los anillos y pulseras de la mano afectada del lesionado.

QUEMADURAS
Son lesiones provocadas por la exposición de cualquier parte del cuerpo a una cantidad de energía superior a aquella que el organismo es capaz de absorber sin sufrir un daño.
Las quemaduras pueden ser provocadas por calor, productos químicos, electricidad, radiaciones ionizantes o rayos.
Clasificación de las quemaduras: Según la profundidad y la extensión.
A) Según la profundidad:
1. Primer grado: Son poco profundas afectando sólo a la capa superficial de la piel o epidermis. Presentan enrojecimiento y escozor pero sin ampollas.
La curación es espontánea en tres o cuatro días.
2. Segundo grado: Afectan a la epidermis y a la capa inferior o dermis, apareciendo ampollas. La curación aplicando métodos adecuados dura entre 5 y 7 días.
3. Tercer grado: Son muy profundas afectando a todas las capas de la piel. Dan lugar a una piel quemada y acartonada que se denomina necrosis. La piel no tiene curación.
B) Según la extensión:
Es el factor clave que determina la gravedad por su estrecha relación con la pérdida de líquidos. Su valoración es muy importante ya que el pronóstico de un quemado, es directamente proporcional a la superficie de la quemadura.
● La valoración se realiza mediante la “Regla de los Nueve” que asigna los siguientes porcentajes a las diferentes partes del cuerpo:
-9% a la cabeza y a cada una de las extremidades superiores -18% a la cara anterior del tórax y del abdomen, espalda y nalgas y cada una de las extremidades inferiores.
-1% al área genital.
● Aquellas quemaduras que afecten a una superficie corporal superior al 30% del total del cuerpo se considerarán cómo muy graves.
● También se considerarán cómo muy graves, aunque no superen el 30%, cuando afecten a personas mayores, niños o enfermos, o bien se localicen a nivel de la cara, manos o zona genital.

QUE DEBEMOS HACER

Neutralizar el agente agresor. - Si la ropa está ardiendo, apagar las llamas con mantas, abrigos, etc. - Cortar las ropas sobre la zona quemada. No tratar de quitar la ropa adherida a la quemadura. - Limpieza con agua fría. - Tapar con gasas y practicar vendajes poco voluminosos y no compresivos. - Tranquilizar al lesionado. - Trasladar al paciente a una unidad de quemados.

QUE NO DEBEMOS HACER

Aplicar pomadas - Romper las ampollas - Aplicar antisépticos, colorantes, ni productos de
droguería - Dar líquidos o comida al accidentado.

INTOXICACIONES
Son aquellas situaciones de emergencia que se producen como consecuencia de la entrada de tóxicos en el organismo.
Cualquier producto químico provocará en el organismo una intoxicación que será de diferente grado según la forma en la que penetre y la cantidad introducida.

Vías de entrada y actuación: Son 4 vías: ingestión, inhalación, absorción e inyección.

INGESTIÓN
Identificar el tóxico, anotando su nombre comercial y el de las sustancias que lo componen, cantidad ingerida y tiempo transcurrido Ponerse en contacto con el Instituto Nacional de Toxicología y seguir estrictamente las instrucciones que le indiquen, al teléfono de atención
a urgencias 91 562 04 20
Neutralizar el tóxico, dando de beber agua si la víctima está consciente.
En caso de que se conozca el tóxico y se disponga de antídoto específico, entonces lo usaremos previa confirmación del médico.
Vigilar las constantes vitales de forma frecuente
Tranquilizar y mantener abrigada a la víctima.
INHALACIÓN
Debemos sacar a la víctima al aire libre y mantenerle despejada las vías áreas. En cuanto podamos le trasladaremos a un centro médico.
ABSORCIÓN
Lavar la zona de piel contaminada con abundante agua durante veinte minutos
Eliminar la ropa contaminada para evitar la exposición al tóxico.
Beber abundante agua.
Vigilar al accidentado y trasladarlo lo antes posible a un centro médico.
INYECCIÓN O INOCULACIÓN
Lo único que podemos hacer es evacuar al herido urgentemente.

 

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet