Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España

Estás en: Inicio > Riesgos Psicosociales, Riesgos emergentes > Sector de Comunicación Social, Cultura y Deportes

Constituye una de las áreas de mayor crecimiento de la economía europea y uno de los principales mercados de ámbito global. Hay que tener en cuenta que es un sector que se desarrolla en base a la progresiva introducción de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, lo que suele aparejar cambios técnicos y humanos sustanciales. El paisaje empresarial, profesional, laboral y las vías de acceso al sector y de permanencia en el mismo, son parte importante de esos cambios.
En el subsector audiovisual está formado por las empresas de radio, televisión y productores de programas y de cine, que en nuestro país emplean a más de 35.000 trabajadores.
Este sector tiene una característica muy determinada: su fragmentación en múltiples subsectores, cada uno de los cuales tiene peso y relevancia muy específica. No obstante, como resultado de la evolución tecnológica de las telecomunicaciones se está produciendo
un proceso de convergencia de los subsectores que componen la industria audiovisual. Esta homogeneización produce que las empresas del sector tengan una polivalencia sectorial, que les permite responder a demandas diferentes de cada actividad a desarrollar.
Un aspecto relativo a las condiciones de trabajo es la falta de regulación de las relaciones laborales, es decir sin convenio o norma a la cual atenerse, últimamente se ha firmado por primera vez el convenio estatal que regula las productoras privadas.
Otros aspectos importantes en sector audiovisual, desde el punto de vista de las condiciones de empleo son la contratación temporal que afecta a mas del 40% de las plantillas, el trabajo de autónomos “freelance” con relación mercantil.
Podemos decir que el Sector está marcado por la gran temporalidad de los contratos, creando una sensación de inseguridad entre los trabajadores. Los periodistas viven muy deprisa con una gran amplitud de horario.
La tecnificación de los procesos productivos conlleva una pérdida del “saber hacer” de los trabajadores. Las nuevas tecnologías que en principio simplifican y aceleran los procesos productivos generan una sobrecarga de trabajo, ya que desaparecen empresas y
puestos de trabajo como efecto de la incorporación de aquéllas y se asignan funciones cada vez más variadas y numerosas a los trabajadores.
LA CRISIS ECONOMICA ,Y LOS EFECTOS EN LAS CONDICIONES DE TRABAJO Y EFECTOS DE LA EN LOS RIESGOS PSICOSOCIALES.
Como resultado de los cambios que el sector ha sufrido en los últimos años por el desarrollo de la tecnología, las nuevas formas de profesionalización y la reestructuración organizativa, se han producido variantes a la hora de organizar el trabajo. Esta es una
actividad productiva muy expuesta a la competencia, lo que genera una dinámica que repercute en la estabilidad laboral general de empresas y trabajadores. Por un lado, la consolidación de las grandes producciones genera una concentración de perfiles en un
momento dado; y, por otro lado, como un reverso de la misma moneda, una fuerte estacionalidad laboral para otros períodos de tiempo. En otras palabras, acumulación de trabajo en un lapso extraordinarias es amplia, predomina el mantenimiento de un
alto nivel de atención e igualmente el mantenimiento de un ritmo elevado durante mas de la mitad de la jornada laboral; un tercio tiene dificultad para oír bien una conversación en grupo.
Los elementos a priori más importantes de la organización del trabajo de un empleado de audiovisuales que pueden ocasionar estrés, esto es los factores psicosociales más influyentes parecen, del lado de las exigencias, la atención permanente y el ritmo intenso
que no hace sino sumar fatiga. Por su parte, el factor capaz de contrarrestar eficazmente la tensión derivada de unas altas exigencias, según el modelo que venimos comentando es la autonomía, el grado de control sobre los pormenores diarios de sus tareas. Para estos trabajadores sometidos en su proceder diario a premuras y condicionamientos ajenos, sin posibilidad de ajustar su jornada, duración y ordenación a sus necesidades, el grado de
autonomía se presume reducido.

Una impresión común es que la conciencia preventiva se consolida a partir de determinados años de antigüedad que atemperarían esa cultura del riesgo asociada a algunas funciones del sector. La cuestión es que la creciente movilidad que caracteriza al sector produce esa antigüedad casi exclusivamente en los grandes difusores, y los perfiles laborales de trabajadores jóvenes o muy jóvenes con tendencia al riesgo o a minusvalorarlo en aras de una supuesta profesionalidad, es lo que tiende a predominar.
Esta tendencia, se manifiesta sobretodo en el trabajo en el exterior.
El reportero gráfico, el operador de cámara, el periodista que trabajan en la calle. Los trabajadores que llevan a cabo una actividad muy representativa o característica del sector. Ahí se pueden condensar algunos riesgos muy puntuales cuando se cubren situaciones arriesgadas por naturaleza: conflictos, manifestaciones, guerras. Pero esa cara potencialmente violenta y con alto riesgo del trabajo en la calle no es lo cotidiano.
LAS CONSECUENCIAS DEL TRABAJO EN LA SALUD.
Desde la perspectiva de los daños a la salud, de los estudios realizados sobre las bajas por enfermedad y durante los 10 últimos años en la radio televisión andaluza (RTVA), la tercera causa de enfermedad corresponde a las enfermedades psiquiátricas y psicosociales.
Otros datos recogidos en las encuestas subjetivas a trabajadores realizadas en el sector audiovisual, nos dicen que los trastornos psicológicos y del sueño una de cada tres trabajadores padece frecuentemente dolores de cabeza, superado por las mujeres en una media de cinco puntos y entre los jóvenes casi la mitad.
En relación con la ansiedad que les produce el trabajo, un 60% manifiesta tener prisas por y terminas las cosas, la mitad del personal se siente contrariado cuando se retrasa o le hacen esperar.
En cuanto a enfermedades, un 26% ha estado tres o más veces enfermo en el último año, y a uno de cada cinco le duro la enfermedad más de ocho días, y el 50% considera que su enfermedad se relaciona con el trabajo.
Por ultimo el tiempo y horas de trabajo, por si solos son perturbadores de las funciones vitales humanas y las consecuencias para la salud aparecen al cabo de un tiempo.- Los estudios realizados por P. Cazamian de la OIT menciona que cada 15 años de trabajo nocturno acarrea un envejecimiento prematuro de unos cinco años.
LA PREVENCIÓN FORMAL Y LA PREVENCIÓN REAL.
El amparo normativo representado por la ley de prevención de riesgos laborales, siendo muy importante, no asegura la puesta en práctica de los dos ejes básicos establecidos por la ley: El compromiso empresarial y la participación de los trabajadores.
En cuanto al primero, el perfil densificado del tejido empresarial con la proliferación de nuevas empresas con ámbitos de actividad heterogéneas, así como la creciente externalización de muchas de las funciones o actividades por parte de las empresas grandes y tradicionales del sector, representa un obstáculo para el cumplimento efectivo y eficaz del compromiso empresarial. Aún en los casos en que las condiciones de trabajo y de salud y seguridad de los trabajadores están amparadas por el marco del convenio de
empresa (que en todos los casos mejora el convenio del sector) hay grietas que debilitan esa protección normativa, reduciendo su eficacia real.
Así se valora por aquellos trabajadores con responsabilidades en el ámbito de la prevención y, en algunos casos, partícipes también de las comisiones paritarias de sus respectivas empresas. Grietas
por donde se escapa sobre todo la salud y la seguridad de los trabajadores
de las empresas externas o subcontratadas.
En cualquier caso, contar con un marco normativo regulador como un convenio de empresa es un punto de partida imprescindible para evaluar el grado de cumplimento de lo establecido en el ámbito de la salud laboral y la formación en la misma tal como
establecen la ley de prevención de riesgos laborales.
En cuanto al segundo eje, la participación de los trabajadores también prevalece una visión crítica, en el sentido de señalar los límites de la conciencia preventiva, de la formación necesaria en ese ámbito y de las contingencias en los centros de trabajo que
obstaculizan una participación activa y sostenida en el tiempo. La defensa de unas condiciones de salud y seguridad es a veces vivida como una amenaza al puesto de trabajo, lo que dificulta mucho la labor de los delegados de prevención.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Si bien todos los tipos de riesgos debe ser objeto de atención a fin de ser identificados y posteriormente en su caso, evaluados, lo cierto es que en la práctica esta actividad se circunscribe a la identificación de los riesgos más conocidos; esto es los que ocasionan
accidentes y en menor medida ciertos tipos de enfermedad.
Ello es así porque se da una mayor conciencia social y empresarial respecto a los costes que suponen estos daños. Por el contrario, se obvia a menudo otros que gozan de menor consenso social como son los riesgos de carácter psicosocial. Ello es particularmente
cierto en un sector tan dinámico y cambiante como el de la producción audiovisual que agrupa una gran variedad de funciones, muchas de ellas sustentadas en el empleo de un variado equipamiento tecnológico.
La creciente polivalencia representa en todos los casos una modificación de las reglas de prestación del trabajo, con un aumento de tareas y de responsabilidad y un mayor ritmo de trabajo y con jornadas más largas. En definitiva un mayor tiempo de dedicación a la actividad laboral y, sobretodo una mayor intensidad de la prestación de trabajo. En particular ello se produce en los ámbitos menos regulados del sector. Además de con mayor fatiga el trabajador vive esta situación como una creciente desprofesionalización.
A este proceso le acompaña otro que también los trabajadores valoran como de impacto negativo para sus condiciones de trabajo, que es el de la externalización creciente de actividades por parte de las empresas más grandes o más consolidadas, tanto del
ámbito de la radiodifusión como de la producción en general. La proliferación de productoras pequeñas, el crecimiento del trabajador autónomo o falso autónomo, y de las empresas de servicio con perfiles laborales diferentes que trabajan a demanda de
las primeras. Esta dinámica de subcontrataciones se considera un elemento negativo dado que pone en peligro, por un lado, la estabilidad laboral y profesional del trabajador y, por otro, impide la consolidación de perspectivas profesionales a largo plazo. El argumento justificador de esta tendencia es el incremento de la competencia en el sector y la tendencia a la concentración empresarial
en los diferentes ámbitos de la actividad audiovisual.
Esta situación de profunda crisis, de cambios amenazantes que genera creciente heterogeneidad de los ámbitos de actividad así como del tejido empresarial y de las comunidades autónomas donde opera, plantea la necesidad de generar un marco regulador o ampliar el alcance de los ya existentes, para cada uno de esos ámbitos, como por ejemplo, el de las televisiones locales de titularidad privada.
Por su parte, los convenios colectivos pueden representar, un medio idóneo para desarrollar de modo más exhaustivo el capítulo referido a la salud y la seguridad de los trabajadores del sector, teniendo en cuenta que éstas están directamente incardinadas
con las condiciones de trabajo, con el ritmo de trabajo, con el impacto de los cambios en los contenidos de los puestos de trabajo, la especialización y la polivalencia; con, en definitiva, la propia evolución del conjunto del sector audiovisual.
Exigir el cumplimiento básico legislativo en lo que se refiere a Evaluación de Riesgos para todos los puestos de trabajo – también en aquellos casos en los que los riesgos sean, o parezcan implicar consecuencias menos graves – del sector. Se recomienda
tanto la realización como la información de su contenido a los trabajadores afectados.
La gestión preventiva debe mejorarse sustancialmente, en particular mediante una más completa evaluación del conjunto de factores de riesgo que afectan a las tareas específicas de cada puesto (reflejado en el documento Evaluación de Riesgos). A este respecto, deben emplearse, por técnicos cualificados, métodos convenientemente validados por los órganos técnicos de las administraciones públicas de evaluación de los factores psicosociales
y el estrés.
Los exámenes de salud periódicos además de obligatorios legalmente son una actividad de probada eficacia para detectar precozmente la aparición de síntomas de enfermedad y malestar.
Muy frecuentemente estas pruebas médicas se centran exclusivamente en la determinación de la afectación del riesgo visual, olvidando otras fuentes de problemas como son los de factores psicosociales, que son los prevalentes entre los trabajadores del sector. Por ello, es necesario ampliar a estos riesgos los protocolos de vigilancia sanitaria.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet